Servicios básicos amenazan competitividad industrial
“Debemos exigirles a las empresas públicas prestadoras del servicio eléctrico, que sean transparentes con Costa Rica”, manifestó Enrique Egloff, presidente de la CICR. Gerson Vargas/La República
Enviar

Casi un 75% de las empresas del país concuerda en que el acceso a los servicios básicos es el principal factor que afecta su competitividad, tanto en el mercado nacional como a nivel centroamericano durante el primer trimestre de 2017, según la Cámara de Industrias.

El costo de la energía eléctrica se convierte en el indicador determinante para que una empresa pueda mantener sólidas sus operaciones, ya que nuestro país es uno de los más caros del área para producir.



El 72% de las compañías afirmó que las cargas sociales es el segundo punto prioritario para que una empresa pueda mantenerse compitiendo en el mercado; por otro lado, la infraestructura vial es la preocupación principal para seis de cada diez industriales.
 
El exceso de trámites y aspectos económicos variables como el tipo de cambio o tasas de interés completan el “top 5” de los dolores de cabeza para los empresarios consolidados.

Los resultados sobre los factores que inciden negativamente en la competitividad de las empresas industriales apuntan a la existencia de un círculo vicioso que afecta principalmente a las pymes, sobre todo porque deben luchar contra empresas informales.

“Ese círculo vicioso se alimenta de las altas cargas sociales (sobre salarios comparativamente más altos que los países de la región) y la tramitomanía, que están generando a nivel del país un alto y creciente nivel de informalidad empresarial”, expresó Enrique Egloff, presidente de la CICR.

La ausencia de políticas estatales eficientes para combatir la informalidad se puede traducir en una mayor presión tributaria para las empresas establecidas, lo cual limita la generación de empleo y la producción.

Solo un 26% de las compañías espera aumentar su planilla de cara al resto de 2017, mientras que el 14% tiene proyectado reducir el número de colaboradores, el restante 60% no prevé cambios significativos.

Actualmente, se discute en la Asamblea Legislativa un proyecto que pretende replantear el modelo de tarifas eléctricas existentes, con el fin de abaratar el acceso a la energía tanto para usuarios residenciales como empresarios.

Se busca que los consumidores y las empresas reciban calidad en el suministro de la electricidad a un precio competitivo. Un modelo sostenible también significa electricidad a un precio competitivo, añadió Egloff.

Las alianzas público-privadas con compañías generadoras de energías alternativas pueden ser una opción que mitigue esta problemática en el corto plazo.

“No hay nada más caro para una empresa que quedarse sin energía; por ello, consideramos que los costos actuales eléctricos afectan la competitividad tica en el región; nuestro país tiene un enorme potencial para generar energías limpias”, expresó Ernesto Moreno, CEO de Yuxta Energy.

De cara al último año de la administración Solís Rivera, uno de los principales retos que se vislumbran para el sector competitivo es generar un clima de negocio mucho más favorable, enfocado en el control del gasto público, generación de empleo, infraestructura y tramitomanía.

Principales dolores de cabeza

Los siguientes son los diez puntos que más inquietan a las empresas del país que buscan ser competitivas (incluidas pymes):

 

·                  Servicios básicos (electricidad)

·                  Cargas sociales

·                  Competencia con empresas informales

·                  Tramitomanía

·                  Tipo de cambio

·                  Impuestos

·                  Carreteras

·                  Materias primas

·                  Combustibles

·                  Financiamiento

Fuente: CICR



Ver comentarios