Enviar
Opositores al gobierno de facto están saliendo a las calles como respuesta al decreto de Micheletti
Seguidores de Zelaya desafían estado de excepción
• Fuerzas Armadas recomiendan a sus superiores el diálogo y señalan que han tomando las medidas necesarias para evitar que el país se pueda “desangrar”

Tegucigalpa/EFE

Seguidores de Manuel Zelaya, depuesto presidente hondureño, volvieron ayer a concentrarse en la Universidad Pedagógica de Tegucigalpa en lo que han calificado como “acto de desafío” al decreto del Gobierno de facto que suspendió varias garantías constitucionales desde el sábado.
Rodeados de nuevo por un nutrido cerco policial aunque en un clima de menor tensión, cientos de personas se reunieron sin incidentes en el punto en que los seguidores del mandatario destituido han comenzado habitualmente las marchas desde que Zelaya fue derrocado el pasado 28 de junio.
El dirigente popular Juan Barahona, uno de los líderes del Frente Nacional de Resistencia contra el Golpe, indicó que “salir a la calle, en donde sea, un desafío al decreto”.
“Vamos a continuar la resistencia saliendo a las calles, porque lo que pretenden es que no salgamos y no lo van a conseguir”, dijo el dirigente al reconocer, no obstante, que ayer hay menos tensión que en la víspera.
El Gobierno de facto de Honduras suspendió durante 45 días las garantías constitucionales con un decreto publicado en La Gaceta, diario oficial, el sábado y difundido por las autoridades de facto el domingo que restringe las libertades de circulación y expresión y prohíbe las reuniones públicas, entre otras medidas.
Con la imposibilidad de manifestarse por las calles, Barahona señaló que esta semana van a seguir con este tipo de protestas y la próxima decidirán qué nuevas medidas adoptar, ya que no cree que el presidente de facto, Roberto Micheletti, retire el decreto a pesar de haber anunciado que consultará con otros poderes esa opción.
Las vibras positivas para encontrarle una salida al conflicto en el que está sumergido Honduras también se están haciendo sentir por parte del general Romeo Vásquez, jefe del Estado Mayor Conjunto hondureño, quien afirmó ayer que las Fuerzas Armadas recomiendan a sus superiores el diálogo y señaló que se han tomando todas las medidas necesarias para evitar que el país se pueda “desangrar”.
“El diálogo debe prevalecer en todo momento, no solamente en un momento determinado (...), es parte de todo un proceso y eso es lo que siempre analizamos y recomendamos a nuestros superiores”, indicó Romeo Vásquez en declaraciones a los periodistas.
El hombre fuerte de las Fuerzas Armadas indicó que las autoridades de facto mantienen conversaciones con diferentes sectores políticos, económicos y sociales que han mostrado “anuencia” por sentarse a dialogar.
“Nosotros como institución tenemos la obligación de apoyar a nuestros superiores en ese diálogo y los resultados del mismo es lo que la institución seguirá apoyando en el marco de la ley y de la constitución”, dijo.
Sobre la suspensión el pasado fin de semana de varias garantías constitucionales, Vásquez señaló que “se están tomando todas las medidas necesarias a fin de evitar que este país se pueda desangrar”.
En alusión al presidente depuesto, Manuel Zelaya, afirmó que el sábado y domingo hubo “llamados a la insurrección”, y “eso era algo peligroso para Honduras”.
Zelaya fue detenido y expulsado del país por militares el pasado 28 de junio, y horas más tarde el Congreso nombró en su reemplazo a Micheletti, hasta entonces presidente del Legislativo y cuyo Gobierno no reconoce la comunidad internacional.
El lunes de la semana pasada, el destituido mandatario regresó clandestinamente a Tegucigalpa y está refugiado en la embajada de Brasil.


Cortos de Honduras

Críticas de EE.UU. tildadas de groseras
Caracas-- Manuel Zelaya, el depuesto presidente hondureño, calificó de “groseras” las críticas que le hizo un representante de EE.UU. ante la OEA y subrayó que solo tiene en cuenta que el presidente estadounidense, Barak Obama, “trabaja” para su “restitución” en el cargo.
En declaraciones difundidas por la cadena multiestatal Telesur, Zelaya tildó de “desafortunadas” las afirmaciones de Lewis Amselem, embajador interino de Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos (OEA), quien dijo el lunes que su “retorno” a Honduras “es irresponsable e idiota”.
La actual presencia de Zelaya a Tegucigalpa “no sirve ni a los intereses de su pueblo ni a aquellos que buscan el restablecimiento pacífico del orden democrático en Honduras”, dijo Amselem, según publicó Telesur en su página electrónica.
“Él fue muy grosero y esas declaraciones fueron desafortunadas (...) yo me quedo con las declaraciones que hizo la secretaria (de Estado de EE.UU. Hillary) Clinton y Obama, que están trabajando por mi restitución y la reconstrucción del sistema democrático hondureño”, dijo el destituido gobernante hondureño a Telesur.

Decreto de Micheletti fue una “trampa” para cerrar medios
Tegucigalpa-- Manuel Zelaya, presidente depuesto de Honduras afirmó que la suspensión de libertades constitucionales por las autoridades de facto fue una “trampa” dictada solamente para clausurar a dos medios de comunicación opositores al régimen.
“Es una trampa, ese decreto se hizo para clausurar los medios y ya los clausuraron”, indicó telefónicamente Zelaya a Efe, al subrayar que para reprimir al pueblo el Gobierno de facto no ha necesitado decretos y afirmar que Honduras “tiene 95 días de estado de sitio”.
Las autoridades de facto cerraron las instalaciones de Radio Globo y el Canal 36 Cholusat Sur en la madrugada del lunes, después de publicar durante el fin de semana un decreto que permite la suspensión de varias garantías constitucionales, incluida la libertad de prensa.
Zelaya, derrocado el pasado 28 de junio, indicó que con la clausura de los “únicos dos medios opositores al régimen, ahora tienen en silencio obligado al pueblo y, además, tienen silenciada a la resistencia pacifica de Honduras”.
“Nuestra posición es que el pueblo hondureño debe organizarse una vez más para restituir la frecuencia de Radio Globo y de Canal 36”, dijo, al señalar que la vulneración de la libertad de expresión debe ser objeto de “una condena internacional”

EE.UU. pide restablecer garantías
Tegucigalpa--Estados Unidos instó ayer al Gobierno de facto de Honduras a restablecer “inmediatamente” las garantías constitucionales y criticó a quienes “instigan a la violencia” porque “dañan” al pueblo hondureño.
“Las autoridades han anunciado (...) que van a considerar derogar ese decreto, instamos a que esto se haga inmediatamente”, señaló Hugo Llorens, embajador estadounidense en Honduras, al subrayar que a su país le “preocupa mucho” la suspensión de las garantías constitucionales.
“Los derechos de los pueblos son inalienables y no deberían ser limitados o restringidos de ninguna manera”, agregó en declaraciones a la radio HRN de Tegucigalpa.
Llorens dijo que “cualquier persona que habla de la violencia, que trata de instigar la violencia, está haciéndole también un daño al pueblo hondureño; los que violan los derechos humanos le hacen un gran daño al pueblo, los que instigan la violencia también”.

Fuente: EFE
Ver comentarios