Enviar
Seat estudia fabricar en China y Latinoamérica


Ginebra
EFE

La automovilística española Seat estudia fabricar algunos modelos de su gama en China y Latinoamérica como parte del objetivo de producción de más de 800 mil unidades fijado para el año 2018, con unas inversiones en este periodo de 5 mil millones de euros.
Erich Schmitt, presidente de Seat, hizo este anuncio en una reunión en el Salón del Automóvil de Ginebra con la prensa española destacada para la cobertura informativa de la 78 edición de esta exhibición, la primera del año de importancia en el Continente.
Schmitt explicó que la oportunidad de estar en el mercado chino ha surgido de su relación durante quince años en Audi como responsable de compras, ya que la marca de los anillos fabrica en aquel país en alianza con FAW-VW y Sanghai-VW.
Aseguró el presidente de Seat que han sido los propios chinos los que han realizado los estudios de mercado sobre la posibilidad de estar en su mercado con los modelos Ibiza y León y en sus configuraciones más deportivas.
Para avanzar sobre esta posible entrada en China, el presidente de Seat dijo que mantendrá una nueva reunión con sus “amigos” la semana que viene en Barcelona. Existe voluntad por ambas partes y todo depende de la aceptación de los productos de Seat en este mercado asiático, concluyó.
Schmitt se refirió igualmente a un plan de producción de Seat en Latinoamérica, que la compañía está estudiando desde hace meses y cuya decisión está próxima. Las posibilidades de fabricación parecen centrarse en las plantas de producción de México y Brasil.
Del total de la producción programada para el año 2008, la planta de Martorell podrá fabricar las tres cuartas partes del objetivo, pero a condición de que se cumplan determinados requisitos de calidad y costes, dos parámetros que también afectarán a los proveedores.
Martorell es demasiado grande, aseguró, y con algunos ajustes e inversiones podrá llegar a fabricar las 600 mil unidades anuales en la fecha señalada.
De la factoría española también dijo que la evolución de la plantilla dependerá de la mejora de la productividad, porque se ha de conseguir que se fabriquen más coches con el mismo número de trabajadores.
El presidente de la compañía española del grupo alemán Volkswagen, se refirió, por otra parte, a un plan de lanzamiento de dos o tres nuevos modelos por año, con un total de 40 en todos los segmentos, ocho en total.
Del nuevo Ibiza, presentado en Ginebra a través de un prototipo denominado SportCoupe “Bocanegra”, habrá más carrocerías que las dos anunciadas inicialmente, explicó Erich Schmitt.
Mencionó, por ejemplo, la posibilidad de espacio en el mercado para una carrocería sedán si ofrece la máxima calidad, un condición en la que Seat quiere ser líder, al igual que en diseño.
Y de la berlina anunciada para el segmento D, el directivo dijo que tendrá dos carrocerías, la de cuatro puertas y una familiar, y ahí paró sus explicaciones, porque rehusó adelantar más información, al tiempo que descartó el regreso de Seat al segmento de los vehículos comerciales.
Erich Schmitt dedicó gran parte de su intervención ante la prensa española a la calidad, un aspecto que es analizado diariamente en sesiones en las que se estudian pieza por pieza todos los aspectos que la rodean, invitando incluso a los propios proveedores par que conozcan las exigencia de la marca, que son exactamente iguales, aseguró, a los de Audi.
La diferencia entre una óptica de Audi y una de Seat puede estar en que la primera utiliza una bombilla “led” y Seat una luz halógena, pero en el resto no hay diferencias de calidad de materiales y de ejecución.
No es admisible que Seat tenga peor calidad que Audi, insistió, y para ello dice valerse de su experiencia en la marca alemana como responsable de compras.
La calidad fue relacionada por Schmitt con las garantías, ya que defiende el criterio de que la calidad debe servir para que haga superfluo invocar la garantía, utilizada por los fabricantes débiles para estimular malos productos o mejorar malos resultados de ventas.

Ver comentarios