Enviar
Sábado 26 Noviembre, 2011

Se debe cambiar el rumbo a Costa Rica

Es fundamental que Costa Rica dé otra orientación al rumbo que lleva, con un nivel de pobreza del 21,3%, un incremento de la desigualdad social y de las protestas populares por aumento en los marchamos, de los taxistas piratas, el cobro de peajes, la reforma fiscal y la crisis de la Caja Costarricense que sigue con sus diversas aristas.
De acuerdo con el XVII informe del Estado de la Nación, 173 mil hogares están al borde de caer en pobreza, lo cual va a incrementar el nivel de esta. Además, 140 mil jóvenes no estudian ni trabajan.
Se indica que en las tres décadas anteriores se deprimió la inversión social, se desatendió la seguridad ciudadana, se dejó de construir y reparar carreteras, puertos y aeropuertos. Los líderes del país contrataron empresas privadas para hacer las grandes obras públicas, pero ese modelo resultó “insuficiente” y “disfuncional”.
Es el momento de revisar el modelo de desarrollo y lograr uno que cumpla con lo que establece el artículo 50 de la Constitución Política: “El Estado procurará el mayor bienestar de todos los habitantes del país, organizando y estimulando la producción y el más adecuado reparto de la riqueza…”. Se debe propiciar un modelo de desarrollo país que fomente el crecimiento económico y desarrollo social en aras de una mejor distribución de la riqueza. Lo cual no se da actualmente, con un sector agrícola abandonado, una reforma fiscal regresiva y la brecha entre los que más tienen y los pobres incrementándose año con año.
En el campo político, una Asamblea Legislativa cada vez más entrabada y fragmentada. El país vive una crisis de gobernabilidad. Se deben afrontar grandes retos como la inseguridad ciudadana, la evasión fiscal, el lavado de dinero y el narcotráfico, la reforma del sector público con más de 300 instituciones; la crisis de la Caja Costarricense de Seguro Social, la corrupción en todos los campos, en 2010 se pagaron ¢18.000 millones en dádivas o sobornos por trámites en el sector público especialmente, según lo determinó un estudio de la Universidad de Costa Rica.
Se debe mejorar el accionar del sector público, para que sea más eficiente y se dé un mejor servicio a los usuarios y se brinden productos y servicios que tengan un impacto en el bienestar de los costarricenses y en mejorar su calidad de vida.
Se debe enfrentar la problemática del gran deterioro al medio ambiente, por aplicar acciones que no son sostenibles ni sustentables con él.
En lo que se refiere al déficit fiscal, hay dos mecanismos para enfrentarlo: el disminuir gastos e incrementar ingresos.
No se debe buscar la salida más fácil como es un paquete tributario regresivo, que va a generar un incremento importante en la pobreza. Es necesaria la participación de la sociedad civil, los empresarios, los trabajadores, la Asamblea Legislativa y el Gobierno con soluciones que lleven a Costa Rica por caminos de prosperidad y bienestar social para las mayorías.

Bernal Monge Pacheco
Consultor