Enviar
Número de muertos ascendió ayer a 300 e Israel movilizó más fuerzas militares a la zona
Se tensa conflicto árabe-Israelí

• Comunidad internacional censura ataque

Gaza
EFE

Israel prosiguió ayer por segundo día consecutivo los bombardeos sobre Gaza, que han provocado ya cerca de 300 muertos, y aprobó una movilización de tropas que podría ser el preludio de una operación terrestre en la franja palestina.
El Consejo de Ministros autorizó ayer la llamada a filas de miles de reservistas y el titular de Defensa, Ehud Barak, aseguró que "si hacen falta botas en el terreno, las habrá", mientras el Ejército israelí desplegaba baterías de artillería y cientos de soldados en los alrededores de la franja palestina.
La operación de ataque aéreo a la franja, denominada "Plomo Forjado", continuo ayer domingo con bombardeos en distintas zonas de Gaza, sobre todo en el sur y en la capital, que provocaron la muerte a decenas de personas, elevando el número de fallecidos desde ayer a 287 (en su mayoría policías de Hamás) y el de heridos a más de 900.
Los servicios de emergencia de Gaza afirman que el número de víctimas podría elevarse en las próximas horas puesto que al menos 120 de los heridos se encuentran en estado crítico.
Desde la tarde de ayer la aviación israelí ha golpeado más de 240 objetivos, informó a Efe un portavoz militar que aseguró que en este tiempo las milicias palestinas han lanzado alrededor de 150 cohetes contra territorio de Israel.
Uno de los cohetes provocó ayer la muerte en la ciudad de Netivot de la única víctima israelí desde que comenzó la ofensiva, mientras que otro alcanzó ayer las cercanías de la ciudad de Ashdod, a unos 37 kilómetros de Gaza, y se convirtió en el proyectil más lejano que han logrado lanzar las milicias palestinas.
A primera hora de la tarde de ayer los F-16 israelíes bombardearon la región de Rafah, en el sur de la franja y fronteriza con Egipto, en la que destruyeron 40 túneles que comunican el territorio palestino con el egipcio, indicaron fuentes militares.
Según fuentes palestinas de Gaza, al menos dos personas murieron por el fuego israelí, que destruyó parte del muro de separación con Egipto, lo que posibilitó que decenas de palestinos cruzasen al otro lado de la frontera.
También fueron alcanzadas ayer lanzaderas de cohetes de las milicias, el complejo de seguridad de Hamás de Seraya (que incluye una cárcel) y la sede de la cadena de televisión de Hamás, Al Aqsa TV, que continuó su retransmisión desde una unidad móvil.
Testigos presenciales denunciaron que un almacén de medicamentos en el sur de Gaza también fue bombardeado, al igual que una mezquita cercana al hospital de Shifa, el principal de Gaza capital.
Medios israelíes indican que el Ejército está trasladando tropas y tanques desde los Altos de Golán (ocupados a Siria en 1973) hacia el sur del país, donde se sitúa Gaza.
En varios puntos de Cisjordania, el otro territorio palestino ocupado, cientos de personas se han manifestado contra la operación militar israelí en Gaza, que el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, calificó de "matanza" y es la más sangrienta contra los palestinos desde la Guerra de los Seis Días de 1967.
Un joven de veinte años, Arafat Khawaja, murió cuando se manifestaba en la localidad cisjordana de Naalin al ser alcanzado en el cuello por fuego de soldados israelíes.
El paso fronterizo de Kerem Shalom se abrió ayer para permitir el paso de camiones de agencias humanitarias e Israel anunció que permitiría la entrada a su territorio a heridos graves para que fueran atendidos en sus hospitales.
Mientras llovían las condenas internacionales hacia la dureza de la ofensiva israelí y los llamamientos a la paz en la región, la ministra de Exteriores, Tzipi Livni, declaró que no acepta los llamamientos a la contención del fuego, y dijo que "Hamás es una organización terrorista e Israel es un país que está defendiendo a sus ciudadanos".
"La única forma de hacer que se acabe la ofensiva es dejar claro que Israel tiene el derecho de protegerse y que la Comunidad Internacional le apoye (en su lucha contra Hamás)", indicó.
Livni hizo esta declaración después de que el primer ministro israelí, Ehud Olmert, asegurara que su Gobierno manejará la situación "con sensatez, paciencia y firmeza" hasta "alcanzar los resultados deseados".
Amnistía Internacional (AI) pidió ayer a las fuerzas israelíes y los grupos armados palestinos "el fin inmediato de los ataques ilegales".
En un comunicado emitido desde su sede en Londres, la organización defensora de los derechos humanos condenó el "uso desproporcionado de la fuerza por parte de Israel" en la franja de Gaza, controlada por el movimiento islámico palestino Hamás.
Los bombardeos israelíes en Gaza, llevados a cabo en reacción a ataques contra poblaciones israelíes cometidos en días pasados por Hamás, es "ilegal" y podría "exacerbar aún más la violencia en la región", según Amnistía.
Ver comentarios