Logo La República

Domingo, 20 de octubre de 2019



COLUMNISTAS


¿Se está protegiendo lo suficiente la economía nacional? (I)

Roberto Dobles [email protected] | Lunes 24 septiembre, 2018


¿Se está protegiendo lo suficiente la economía nacional? (I)

Una economía competitiva y en crecimiento es clave para mejorar la prosperidad, el bienestar social y la calidad de vida de las personas, así como para reducir la pobreza y para generar los ingresos fiscales que requiere el Estado.

Un estudio titulado “Outperformers: High-growth emerging economies and the companies that propel them”, publicado este mes por la prestigiosa firma McKinsey & Company, señala que “Varias economías emergentes han crecido mucho más rápido y de manera más consistente que otras” y que “Detrás de estas historias de éxito se encuentra una agenda de políticas a favor del crecimiento”. También se indica en este estudio que “estos países sobresalientes han sido el motor para sacar a mil millones de personas de la pobreza extrema”. 

El Presidente de UCCAEP reafirmaba recientemente lo siguiente sobre este tema: “una economía estancada no produce ingresos para las empresas, ni para las personas, ni para el fisco”.

La pregunta clave es entonces ver si en Costa Rica se está protegiendo lo suficiente la economía nacional con una agenda de políticas a favor del crecimiento económico para que el país pueda generar los beneficios del crecimiento.

Muchas de las políticas públicas que existen en el país, por acción y por omisión, en lugar de proteger y fortalecer la economía nacional para potenciar el bienestar nacional generan más bien un resultado negativo.

Como consecuencia de esto, se ha venido deteriorando la capacidad de la economía nacional para generar los niveles de crecimiento que se requieren para aumentar significativamente el bienestar y la calidad de vida de la población.   

Entre estas políticas se encuentran las siguientes:

1.  Política fiscal. El creciente déficit fiscal, asociado a un creciente endeudamiento del Estado y a un creciente e ineficiente gasto público no solamente es uno de los factores que más está debilitando la economía nacional, sino que las soluciones que se proponen actualmente no resuelven el problema de manera integral.

La reforma fiscal propuesta por el Gobierno está enfocada fuertemente en imponer más impuestos a la población con poca reducción del ineficiente gasto público. Se ha dicho también que la aprobación de este aumento de impuestos es necesaria para enfrentar en el corto plazo la falta de liquidez que tiene el Estado y para “calmar” los mercados. Pero al ser insuficiente para resolver el déficit fiscal, el endeudamiento público continuará creciendo en el futuro, por lo que se requerirá entonces otro nuevo “ajuste fiscal” en el futuro.

Para proteger la economía, la política fiscal de muchos países exitosos en el mundo busca, entre otras cosas, desarrollar nuevas fuentes de ingresos fiscales sin aumentar impuestos, de manera que la carga fiscal afecte lo menos a la economía y a la población.

Entre estas otras fuentes, muchos de estos países buscan desarrollar sus recursos naturales para generar nuevos ingresos fiscales. Entre éstos se encuentra el gas natural, que es una de las actividades en el mundo que más genera directamente recursos fiscales. Por esta razón, los Ministros de Hacienda en estos países tienen un rol clave en su desarrollo. 

Pero al ser el gas natural unas cinco veces más barato que el petróleo y ambientalmente superior, este combustible es también uno de los que más genera recursos fiscales indirectamente al aumentar significativamente la competitividad energética, lo cual fortalece el crecimiento económico.

Al impulsar el crecimiento económico, el gas natural genera así adicionalmente de manera indirecta nuevos recursos fiscales y nuevos empleos.

Desde la perspectiva energética, es también el combustible clave en la transición energética actualmente en proceso en el mundo y es el que va a desplazar al petróleo en el futuro como la primera fuente de energía.  

Pero por sus políticas basadas en dogmas sin estudios técnicos y científicos, Costa Rica es el único país en el mundo que se inhibe de usar las enormes cantidades de recursos fiscales y no fiscales potenciales asociados al gas natural que han sido identificados en varias zonas del país, los cuales podrían resolver completamente, de una vez por todas, el serio problema fiscal y de creciente endeudamiento público.

Pero la política fiscal nacional prefiere enfocarse solamente en buscar aumentos en los impuestos, con la consecuente desprotección de la economía nacional y de la población.

2.  Política económica. A la seria situación fiscal y de creciente endeudamiento público se le está sumando el hecho de que la economía nacional se está desacelerando, lo cual disminuye a su vez la recaudación de recursos fiscales y el empleo.

De acuerdo con la revisión del Programa Macroeconómico 2018-2019 del Banco Central, se estima que la economía nacional crecerá en el 2018 a una tasa del 3,2 %, lo cual es más baja que la del año pasado y es inferior al crecimiento histórico.

Sobre este tema, el periódico El Financiero ha reportado lo siguiente:

·       La “desaceleración económica cumple tres años sin señales de detenerse”.


·       “Una mezcla de desempleo y reducción del ingreso disponible en los hogares, desemboca inevitablemente en menor consumo y por ende, menos ingresos para las empresas y menos producción”.


·       “Una actividad económica pobre no nos permite combatir el desempleo, aumentar el ingreso de los hogares y dinamizar el consumo interno, factores vitales para la recuperación”. 

Esta situación de desaceleración económica se ve agudizada por el hecho de que las propuestas existentes para impulsar la competitividad y la reactivación de la economía son insuficientes.

El plan de reactivación económica (que incluye la agenda de competitividad) para revertir la desaceleración de la economía presentado por el Gobierno es considerado por el sector privado y los partidos de oposición como insuficiente.


Un artículo publicado el mes pasado en el periódico La Nación señala que una “Encuesta de Uccaep revela que el 77,6% del sector privado considera que la actual administración carece de una propuesta para recuperar la competitividad de Costa Rica” y que los “Empresarios urgen al Gobierno a presentar un plan de reactivación económica”.

Otro artículo publicado el 10 de septiembre del 2018 en el periódico La República reporta que “los partidos de oposición catalogaron las acciones anunciadas por el gobierno en materia de reactivación económica como insuficientes, livianas y simplistas”.

Sorprende también que el tema energético no forme parte de la propuesta nacional para recuperar la competitividad y para reactivar la economía del país. Lo anterior a pesar de que, por su importancia, la agenda energética siempre forma parte de los planes económicos y sociales en los países exitosos del mundo.  

Y todo esto está ocurriendo en el país en un momento en que el entorno internacional se está deteriorando, junto con las crecientes tensiones comerciales y financieras internacionales y los aumentos en las tasas de interés que podrían incidir fuertemente en el crecimiento económico nacional y mundial.

Para enfrentar esta situación, muchos países están adicionalmente reduciendo los impuestos para impulsar sus economías y para generar más recursos fiscales y empleo por la vía del crecimiento económico.

Están buscando también producir y exportar de manera complementaria sus propios recursos naturales para impulsar sus economías, particularmente aquellos recursos, como el gas natural, cuyo consumo está aumentando rápidamente en el mundo y cuyas perspectivas de crecimiento en el largo plazo son muy favorables.

El estudio BP Energy Outlook, 2018 Edition, Outlook to 2040, señala que “el consumo de gas natural casi se triplica” de aquí al 2040 y que “el gas natural superará al petróleo como la principal fuente de energía mundial alrededor del año 2040”.

A diferencia de lo que hacen una gran cantidad de países económica, social y ambientalmente exitosos, como Noruega, en Costa Rica la política de atracción de inversión externa y de comercio exterior tampoco incorpora al gas natural.   

Como conclusión, las políticas fiscal y económica del país, por acción o por omisión, están desprotegiendo la economía nacional en varios aspectos claves y, consecuentemente, están desprotegiendo la capacidad nacional para mejorar la prosperidad, el bienestar social y la calidad de vida de las personas, así como para reducir la pobreza y para generar directa e indirectamente todos los ingresos fiscales que requiere el Estado.






© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.