Enviar
Sarkozy pide libertad para Betancourt

Presidente francés se involucra de lleno en negociaciones para liberación de los secuestrados

Bogotá/París
EFE

La petición “solemne” de Nicolas Sarkozy, presidente de Francia, a las FARC para que liberen a Ingrid Betancourt y las posibles gestiones de la comunidad internacional para un acuerdo humanitario en Colombia dieron ayer un impulso a los esfuerzos para terminar con el drama de los cautivos por esa guerrilla.
Sarkozy propuso al líder histórico de las FARC, Pedro Antonio Marín, alias “Manuel Marulanda Vélez”, que libere a la ex candidata presidencial colombiana antes de Navidad a cambio de su implicación en la búsqueda de un acuerdo en el conflicto del país suramericano.
“Tengo un sueño: ver a Ingrid entre los suyos en Navidad”, dijo el mandatario en un mensaje emitido por la televisión francesa, con el cual pareció abrir una nueva etapa en sus gestiones para la entrega de los secuestrados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
Sarkozy leyó además un segundo mensaje a través de Radio Francia Internacional (RFI), destinado a quienes están cautivos en las selvas colombianas, a quienes prometió que no los olvidará.
Estos mensajes se emitieron una semana después de que el Gobierno colombiano difundiera imágenes y cartas de 17 de los 45 secuestrados que las FARC pretenden canjear por unos 500 guerrilleros presos, entre los que figuran Betancourt, también de nacionalidad francesa, y tres estadounidenses.
Betancourt, cautiva desde 2002, aparece triste y demacrada en uno de los vídeos hallados la semana pasada por las autoridades colombianas en poder de tres presuntos milicianos de las FARC.
Esas imágenes y la desgarradora carta que la cautiva envió a su madre, llevaron a Sarkozy a apelar directamente al jefe guerrillero, a quien dijo que Betancourt, “una mujer al borde de la muerte”, debe ser liberada “para que no pese sobre su conciencia el riesgo que supondría su desaparición”.
“Señor Marulanda, usted puede hacer realidad mi sueño, salvar a esta mujer, mostrar al mundo que las FARC entienden los imperativos humanitarios. Señor Marulanda, usted tiene una gran responsabilidad y le pido que la asuma”, concluyó la declaración.
En respuesta, los rebeldes agradecieron las gestiones de Sarkozy, pero acusaron al presidente colombiano, Álvaro Uribe, de ser “la traba” en un intercambio de secuestrados por guerrilleros, e insistieron en el retiro de tropas de una zona del suroeste del país para alcanzar un acuerdo humanitario.
Ver comentarios