Enviar
Lo más destacado


1. Latinoamérica escapa a la recesión

Aunque Latinoamérica escapa de momento a la amenaza de la recesión económica por la crisis mundial, la situación generada en Estados Unidos, principal socio comercial de la región, sí ha afectado de manera grave a aquellos sectores clave orientados al exterior.
En contra de la hasta hace poco inquebrantable norma de que cuando Estados Unidos estornuda, Latinoamérica se resfría, mientras en el gigante del norte ya se contrajo la actividad económica en el tercer trimestre, el crecimiento de la región, aunque revisado a la baja, sigue siendo relativamente alto.
La aparente solidez de las economías nacionales, el crecimiento de los últimos años, que les permitió tener un buen colchón de reservas, y la diversificación del comercio más allá de Estados Unidos han permitido a América Latina sortear la caída del gigante norteamericano.

2. Cemex prevé caída de beneficios

La empresa mexicana Cemex, el tercer productor de cemento del mundo por su capacidad, prevé una caída del 30% en sus ganancias para el cuarto trimestre de 2008, señaló un comunicado de la compañía.
En un estudio sobre sus proyecciones para el cuarto trimestre de este año, Cemex destaca la caída de su flujo de operación en torno al 27%, debido a efectos de conversión en tipo de cambio y por la nacionalización de sus activos en Venezuela.
“La utilidad de operación reportada se estima en alrededor de $410 millones, cifra 30% menor a la registrada en el mismo periodo del año anterior”, precisó.

4. Nicaragüenses reprueban a Ortega

Un 58,6% de los nicaragüenses cree que el presidente, Daniel Ortega, no ha tomado las decisiones correctas para el país y un 38,1% piensa que sí, según un sondeo publicado por el diario La Prensa.
La encuesta, de la firma M&R Consultores y elaborada del 29 de noviembre al 4 de diciembre, con una muestra de 1.600 personas en todo el territorio nacional, fue encargado por el citado diario de Managua.
Asimismo, un 55,3% señaló que el Gobierno de Ortega, que asumió el poder el 10 de enero de 2007, le produce un sentimiento de “desesperanza” y un 43% lo contrario.

5. Oferta de café centroamericano baja

Los futuros de café aumentaron por tercer día consecutivo en Nueva York en momentos en que la oferta de Colombia —el tercer productor mundial— y América Central se reducen, lo que hace bajar la existencia en depósitos verificados por mercados de valores.
Las existencias en los depósitos que verifica ICE Futures U.S. en Nueva York cayeron por sexto día consecutivo y llegaron a unos 4,45 millones de sacos, mientras que la oferta de granos de Colombia, Honduras, Nicaragua, Guatemala y El Salvador declina.



Hecho Principal:
Productores y consumidores coinciden

Tal vez no estén de acuerdo en el precio ideal del petróleo o en las causas de su volatilidad, pero en lo que sí coinciden los países productores y consumidores de crudo es en la necesidad urgente de estabilizar el mercado.
Esta es la principal conclusión de una reunión sobre energía global celebrada en Londres, en la que representantes de una treintena de países de todo el mundo analizaron el impacto de la crisis en el mercado energético.
Al inaugurar el London Energy Meeting, continuación de un encuentro similar mantenido en junio en la ciudad saudí de Jeda, el primer ministro británico, Gordon Brown, subrayó la importancia de la cooperación internacional para garantizar la estabilidad en el sector.
Brown recalcó la necesidad de mejorar la comunicación entre países, no sólo para evitar las oscilaciones extremas del mercado, sino también para cumplir los objetivos mundiales sobre el cambio climático y garantizar el suministro de energía en el futuro “sin caer en políticas proteccionistas”.
Los países consumidores y productores de petróleo tienen, obviamente, intereses diferentes, y eso les ha llevado en el pasado a hacer análisis discrepantes sobre las causas de la volatilidad de los precios.
Arabia Saudí, el mayor productor mundial de crudo, volvió a culpar de esa volatilidad a la especulación en los mercados de materias primas y, en el caso de las alzas, a los impuestos en los países consumidores, sobre todo en Europa y Japón.
“Continuamos creyendo que son elementos no fundamentales del mercado los que influyen en el precio del petróleo tanto al alza como a la baja”, dijo el ministro del Petróleo y Recursos Minerales, Ali Ibrahim Al-Naimi, en alusión a la especulación inversora frente a los factores fundamentales de la oferta y la demanda.
Los países consumidores, anteriormente más reacios a denunciar la especulación, reconocen ahora que los mercados necesitan de un marco regulador más claro y “más transparencia sobre las posiciones de los inversores en los mercados de futuros”, como señaló el ministro británico de Energía y Cambio Climático, Ed Miliband.
En ese sentido, al igual que Brown, Miliband se congratuló por la creación en octubre de un grupo de trabajo de materias primas que se ocupará de la supervisión de los mercados, bajo la presidencia de la Comisión estadounidense de Comercio de Futuros de Materias Primas y la Autoridad británica de Servicios financieros.
Las condiciones del mercado son hoy muy diferentes al pasado junio, cuando se organizó la reunión de Jeda con el objetivo de poner freno a los precios astronómicos del crudo.
Cinco meses después, el precio del petróleo, que volvió a derrumbarse en Estados Unidos, ha caído más de un 75% en los parqués internacionales, desde los casi $150 a qué cotizó en julio hasta los menos de 40 actuales.
Al-Naimi advirtió que la volatilidad de los precios perjudica la inversión en el sector, lo que es un riesgo también para los países consumidores porque no les garantiza el suministro futuro de crudo y, por tanto, la seguridad energética.
El secretario general de la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP), Abdalla El Badri, avisó de que en algunos lugares la inversión incluso se ha detenido, en parte por la dificultad de conseguir créditos en la presente crisis económica.
El director ejecutivo del Foro Internacional de la Energía (FIE), Nubuo Tanaka, incidió en que “los retrasos y cancelaciones en la inversión suponen un riesgo real de crisis de suministro”.
Al-Naimi calculó en $70 por barril el precio del petróleo, que, en su opinión, favorecería las inversiones y satisfaría tanto a productores como a consumidores: “Es el precio que necesitan los productores para poder garantizar el suministro en el futuro”, aseveró.
Los países consumidores, sin embargo, se resisten a hablar de cifras, y Miliband no ocultó que “en la situación actual de crisis económica, son más beneficiosos los precios bajos”.
En la reunión de Londres también se debatió sobre la importancia de que los países productores ricos inviertan en nuevas tecnologías y fuentes de energía renovable también fuera de sus fronteras, para ir cortando la dependencia del combustible fósil.
Arabia Saudita sorprendió al expresar su compromiso con el desarrollo de energías renovables, aunque recalcó que el petróleo “es actualmente fundamental para la economía y lo será durante las próximas décadas”.
Ver comentarios