Reserva Federal cierra el grifo de liquidez
Estados Unidos concluyó finalmente el multimillonario programa de estímulo monetario a través de la compra de bonos, y reiteró su intención de mantener los tipos de interés de referencias un tiempo considerable. AFP/La República
Enviar

Reserva Federal cierra el grifo de liquidez

La Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos concluyó finalmente el multimillonario programa de estímulo monetario a través de la compra de bonos, y reiteró su intención de mantener los tipos de interés de referencias entre el 0% y el 0,25% por "un tiempo considerable".
El cierre del grifo de liquidez, abierto en 2012 por tercera vez desde 2008, era algo que el organismo presidido por Janet Yellen ya había adelantado ante la mejoría progresiva de la economía del país.


Esta tercera ronda de "relajación cuantitativa", o inyección de liquidez mediante la compra de bonos del tesoro y activos respaldados por hipotecas, había sido lanzada en 2012 por el antecesor de Yellen, Ben Bernanke, para estimular la renqueante economía tras el estallido de la burbuja financiera alimentada por las hipotecas basura.
Bernanke, con Yellen como vicepresidenta, recurrió a estas "medidas monetarias no convencionales" en tres rondas: 2008, 2010 y 2012, dado que no podía echar mano de la habitual palanca de estímulo, es decir, los tipos de interés, que estaban ya en cero.
A partir de enero de 2014, la Fed anunció el inicio de la paulatina retirada de esta última ronda desde los $85 mil millones mensuales, a un ritmo de $10 mil millones tras cada reunión, hasta concluir ahora los $15 mil millones que restaban.
Al término de su reunión de dos días para analizar la política monetaria del país, el Comité Federal  de Mercado Abierto (FOMC, por su sigla en inglés) de la Fed, decidió culminar esta exitosa ronda de estímulo, pero dejó intacta la incógnita sobre los tipos de interés.
Casi todos los analistas coinciden en que el banco central estadounidense elevará los intereses de referencia en algún momento de 2015, y esperaban algún tipo de señal concreta sobre la posible fecha de esta medida.
Una vez más, sin embargo, el banco central estadounidense dejó en el texto la frase tótem de Yellen: "Por un tiempo considerable", para eludir dar detalles.
Aunque sí dejó traslucir un cierto optimismo acerca de la evolución económica general en Estados Unidos.
"Las condiciones del mercado laboral han mejorado algo más, con una sólida creación de empleo y una menor tasa de desempleo", explicó el comunicado.
Y agregó que "una serie de indicadores del mercado laboral sugieren que la infrautilización de los recursos laborales está disminuyendo gradualmente".
La tasa de desempleo cerró septiembre en un 5,9%, por debajo del 8,1% en el que se encontraba cuando se lanzó el programa en 2012.
Por ello, la Fed argumentó su decisión de retirar el estímulo "al observar una fortaleza subyacente suficiente" en la economía que permita avanzar hacia el "doble objetivo de máximo empleo en el contexto de estabilidad de precios".
La otra preocupación del organismo son los riesgos de baja inflación, que aunque menos pronunciados que en Europa y Japón, han alertado a los analistas, especialmente a principios de año.
El último indicador de inflación, correspondiente a septiembre reflejó un crecimiento interanual de los precios en Estados Unidos del 1,7%, algo por debajo de la meta de 2% de la Fed.
Por ello, el banco central apuntó que "la probabilidad de que la inflación se mantenga de manera persistente por debajo del 2% ha disminuido algo".
Y no se refirieron a la situación observada en la zona euro.


Washington /EFE


Ver comentarios