Enviar
Repliegue se realizará antes de fin de año
Reino Unido retirará mil soldados de Irak

Primer ministro británico visitó sorpresivamente a tropas británicas en el país árabe

Bagdad
EFE

Gordon Brown, primer ministro británico, anunció ayer en Bagdad que su país reducirá la presencia militar en Irak en mil soldados antes de 2008, en uno de los mayores pasos hasta el momento hacia una eventual retirada británica.
Esta noticia coincide con el anuncio de su homólogo iraquí, Nuri al Maliki, que aseguró tras reunirse con Brown en Bagdad, que el Ejército iraquí asumirá el control total de la seguridad en la provincia meridional de Basora antes de 60 días.
Esta nueva medida ha sido anunciada un mes después de que las tropas británicas evacuaran los palacios presidenciales de la ciudad de Basora, que utilizaban como cuartel general, y se retiraran a una base aérea a las afueras de la ciudad.
A pesar de la importancia de esta decisión por la que el contingente británico en Irak quedaría reducido a 4.500 soldados, Brown precisó que "cualquier nueva decisión sobre la retirada de tropas se tomará el año que viene".
Brown, que realizó ayer una visita sorpresa a Irak, se reunió en Bagdad con Maliki y con el viceprimer ministro iraquí, Burhan Saleh, antes de dirigirse a Basora para visitar a las tropas británicas desplegadas en el sur del país.
Según Maliki, Basora, ubicada junto a la frontera con Irán, se convertirá en la primera provincia de Irak en ser totalmente controlada por las fuerzas de seguridad iraquíes.
La capital de la provincia (Basora), la segunda ciudad de Irak, se encuentra en manos de las milicias chiíes rivales Ejército del Mahdi, leal al clérigo Muqtada Al Sadr, y la Asamblea Suprema Islámica Iraquí, del clérigo Abdelaziz Al Hakim.
Además de hablar de seguridad, Brown aprovechó su estancia en Irak para estrechar las relaciones económicas entre ambos estados.
Brown ha propuesto una iniciativa de colaboración económica mixta para revitalizar la economía iraquí, especialmente en la provincia de Basora, se informa en un comunicado emitido por la oficina del viceprimer ministro de Irak, Burhan Saleh.
El primer ministro británico manifestó, también, su interés por la creación de un fondo de desarrollo para esa zona, y se mostró dispuesto a financiar los gastos de su funcionamiento durante un año.
Según fuentes del Gobierno del Reino Unido citadas por los medios británicos, Londres mantendrá a sus efectivos en Irak en cumplimiento de una misión de "supervisión" y de "preparación", aunque estarían preparadas para intervenir en caso de emergencia si así lo solicitaran las autoridades iraquíes o de Estados Unidos.
Entre sus misiones, estará también la de entrenar a las fuerzas de seguridad iraquíes y proteger la ruta de abastecimiento desde el vecino Kuwait, que es vital para las fuerzas estadounidenses desplegadas más al norte.
Un total de 170 militares británicos han perdido la vida en Irak desde el inicio de la invasión anglo-estadounidense, en marzo de 2003, de los que 133 murieron por fuego hostil.
En la actualidad permanecen en Irak cerca de 180 mil soldados de una veintena de países, aunque la mayoría de estos contingentes son simbólicos y su presencia es poco más que testimonial, ya que Estados Unidos suma por sí solo 164 mil efectivos.
Ver comentarios