Leiner Vargas

Leiner Vargas

Enviar
Martes 2 Abril, 2013

Que los intereses corporativos de un pequeño grupo, no terminen por avasallar a los ciudadanos con gasolinas más caras o con pérdidas fiscales altas


Reflexiones

Refinería ruinosa parte 2

He insistido que el negocio de la refinería china que ha venido promocionando SORESCO, una empresa propiedad de RECOPE y del Gobierno chino, no tiene la rentabilidad económica prometida por las autoridades de RECOPE y que por el contrario, los estudios hechos y revisados en varias ocasiones con datos del propio RECOPE y de SORESCO solo muestran que de construirse de la forma planteada dicha refinería, le traerá más pérdidas que beneficios al Estado costarricense y que en definitiva, encarecerá aún más la factura petrolera pagada por los consumidores de combustible y ciudadanos del país.
Hace un par de semanas el presidente ejecutivo de RECOPE en su afán por intentar rescatar un proyecto de cara a la opinión pública, nos intenta convencer de otro argumento no correcto, diciendo que para poder producir electricidad a partir de gas natural es indispensable construir la refinería de SORESCO.
Dicha manifestación no es correcta, dado que son proyectos independientes y además, de construirse la refinería debería disminuirse el efecto de consumo de combustibles producto de la generación de electricidad a partir de gas natural, lo que resultaría en menores dividendos a la refinería y no viceversa.
Importar gas natural requiere ciertamente una infraestructura básica que puede hacerse en el Atlántico o en el Pacífico, legalmente puede hacerse por RECOPE e inclusive podría hacerse por terceros interesados, incluyendo el propio ICE, dado el vacío legal existente en este campo que claramente no cubre la legislación de hidrocarburos.
Dado lo anterior, no se requiere construir ninguna refinería para adaptar un puerto o para importar el equivalente de gas natural que requieren el ICE, la industria o inclusive, el sector transportes costarricense si así fuese demandado.
He visitado a las autoridades de RECOPE, he manifestado a la Presidenta de la República mediante una carta la necesidad de conformar una comisión de alto nivel con las universidades públicas para fiscalizar el proyecto y evitar los daños al país, he interpelado a la Defensoría de los Habitantes y advertido del problema que significa el proyecto.
Finalmente, he entregado todos mis apuntes y comentarios a la Contraloría General de La República y dejado claro mi interés de aportar, si fuese necesario, mayores evidencias y análisis si así lo requieren.
Ahora, como ciudadano creo que no puedo hacer nada más que esperar que aún persista en el país la fuerza de las instituciones que lo han hecho grande en el concierto de las naciones y que los intereses corporativos de un pequeño grupo, no terminen por avasallar a los ciudadanos con gasolinas más caras o con pérdidas fiscales altas.
Al final del día dependerá de la Contraloría General de la República la decisión de avalar o no los contratos de SORESCO con el Estado, que no se diga después que no se advirtió a tiempo.

Leiner Vargas Alfaro

[email protected]