Enviar
Rebeldes avanzan y Gafadi bombardea

La ofensiva rebelde sobre la localidad portuaria y petrolera de Ras Lanuf (al este de Trípoli), aparentemente exitosa, ha coincidido con el intento de las fuerzas leales a Gadafi de recuperar Al Zawiya, a 92 kilómetros al suroeste de la capital y el bombardeo de un polvorín junto a Bengazi.
El recrudecimiento de los combates el viernes en ambas localidades, con reclamos de haber caído en manos de las dos partes ambas poblaciones, no ha hecho sino aumentar la confusión.
A últimas horas del viernes, la fuerza aérea de Gadafi sorprendió a los rebeldes con un bombardeo en su principal bastión al atacar un polvorín situado a 30 kilómetros de Bengazi con dos misiles, según testigos, y donde murieron al menos 32 personas y decenas más resultaron heridos, según recuentos provisionales de fuentes médicas.
Los choques con cifras de mayor número de bajas, entre civiles y combatientes, se produjeron en Al Zawiya, la ciudad mas próxima a Trípoli y donde los opositores al régimen de Gadafi han logrado mantener una cierta posición para enfrentarse a las fuerzas leales al coronel libio.
Sin embargo, el combate por Ras Lanuf significa un nuevo avance hacia el oeste de los rebeldes, aparentemente exitoso, en dirección a Sirte, la ciudad natal del líder libio y uno de sus principales feudos.
Además de la completa zona portuaria al sur del área poblada y la instalación petrolera adyacente, por donde comenzó la ofensiva rebelde, además en Ras Lanuf hay dos aeródromos que han estado en disputa todo el día.
Los rebeldes aseguraron, según informó uno de los corresponsales de Al Jazeera, que ya habían logrado tomar un acuartelamiento militar gracias a las disensiones del mando militar que les hizo frente.
Los civiles heridos y combatientes de ambos bandos fueron trasladados a los hospitales de Briga, según la versión de los rebeldes, que fueron recibidos por la población local con el ondear de banderas tricolores, la que han adoptado los opositores al coronel Gadafi.
En el frente oeste abierto por el ataque de las fuerzas leales a Gadafi en uno de los poco emplazamientos donde los opositores al líder libio mantenían su presencia, los relatos de la crudeza de los enfrentamientos tuvieron su colofón en los llamamientos a los jóvenes de la localidad para que acudieran a donar sangre.
En la capital, donde los periodistas invitados por el régimen sólo pudieron salir de su hotel en los autobuses fletados por las autoridades, los relatos de los vecinos contactados por Al Jazeera dicen que muchos fieles no podían abandonar las mezquitas tras el rezo del viernes hostigados por los elementos de la seguridad del régimen.
Centenares de personas lograron salir a protestar en el este de Trípoli, en el barrio de Tayura, donde se escucharon disparos, pero la información del resultado de la convocatoria de protesta se vio afectada por las interrupciones de las telecomunicaciones y los obstáculos a los periodistas desplazados a la capital libia.

El Cairo
EFE
Ver comentarios