Enviar

Rebaja de deuda política depende de Chinchilla

201309271030151.chinchilla-laura.jpg
A pocos días de que venza el plazo para que no se puedan hacer modificaciones a las reglas electorales, el recorte de ¢18 mil millones de la campaña política, depende ahora exclusivamente de la voluntad de Laura Chinchilla, presidenta.

Tras la aprobación ayer en segundo debate del proyecto de ley, los diputados dejaron en manos de la mandataria esa brasa caliente.

Para que la disminución de ¢43 mil millones a ¢24 mil millones entre en vigencia, Chinchilla debe firmar la ley antes del martes 2 de octubre, de acuerdo con lo indicado por Luis Antonio Sobrado, presidente del TSE.

De esos ¢24 mil millones, los partidos solo podrán cobrar ¢18 mil millones, el resto quedará para los comicios de alcalde de 2016.

“En el momento en que el Tribunal convoca a elecciones, no es posible hacer cambios en las leyes electorales. En ese sentido, nosotros damos por aprobada la reforma en el momento en que es avalada por los diputados en dos debates y firmada por la presidenta Chinchilla. No contemplamos la publicación en La Gaceta”, agregó Sobrado.

La deuda política se fondea con el pago de impuestos de los costarricenses y solo beneficia a los partidos que logren más del 4% de los votos válidos para presidente de la República o a quienes elijan al menos un diputado.

Como los recursos se giran tras las elecciones nacionales, los partidos tienen que acudir a préstamos o fideicomisos para cancelar sus gastos operativos como publicidad y signos externos.

Esto implica que las deudas no se cancelan hasta que el TSE libera los recursos de la deuda política.

La discusión en torno a la rebaja estuvo en el congelador por años, no obstante, el camino se allanó hace una semana, cuando el TSE tiró línea sobre el tema y denegó cualquier otro cambio que no fuera el recorte de la deuda.

Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR

Ver comentarios