Enviar
Ecuador presentará queja a Colombia por difusión de “falsa información”
Quito no reanudará relaciones con Bogotá

Cancilleres tienen grandes dificultades en alcanzar consenso sobre resolución

Quito
EFE

El Gobierno de Quito no reanudará sus relaciones diplomáticas con Bogotá mientras mantenga lo que considera una “campaña mediática” contra Ecuador, dijo ayer Gustavo Larrea, ministro coordinador de Seguridad Interna y Externa ecuatoriano.
El ministro anunció en una rueda de prensa que Ecuador presentará una queja a Colombia por difundir “falsa información” a los medios de ese país, en relación con una foto publicada ayer por el diario El Tiempo de Bogotá, en la que se ve a “Raúl Reyes” con otra persona que el periódico indica que es Larrea.
El ministro recalcó que ha enviado una carta a El Tiempo para que rectifique, ya que en la foto, facilitada por la Policía colombiana, no aparece él con el fallecido portavoz internacional de las FARC “Raúl Reyes”, sino Pa
tricio Echegaray, secretario general del Partido Comunista de Argentina.
La publicación de la fotografía es una “evidente manipulación e intento de confundir a la opinión pública”, dijo Larrea, que recordó que se difundió justo antes de la reunión de Cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA) para tratar el operativo de Colombia en Ecuador contra un campamento de las FARC.
“Esta fotografía fue repartida en la reunión de la OEA intentando con esto influir en la decisión de los cancilleres. Es una foto totalmente falsa”, dijo Larrea, quien identificó como Echegaray al acompañante de “Reyes”, muerto junto con al menos otras 20 personas en el ataque colombiano contra el campamento de las FARC en Ecuador.
Además, Larrea dijo que pedirán a Colombia un cambio de actitud e indicó que “no suponíamos que el Gobierno de Álvaro Uribe iba a iniciar una campaña mediática contra nuestro país”.
“Suponíamos que sus disculpas (en la Cumbre del Grupo de Río del pasado 7 de marzo) eran sinceras y suficientes, y que con eso la ruptura de las relaciones diplomáticas podía dar un paso de apertura. Lamentablemente, esa campaña se mantiene y mientras esa campaña se mantenga no habrá restauración de relaciones”, añadió.
El responsable ecuatoriano dijo que hay que tener “una actitud ética” y añadió que el Gobierno ecuatoriano “no va jugar” con las informaciones que aseguran que autoridades colombianas tienen vínculos con el narcotráfico y lo paramilitares.
“Consideramos que eso no es adecuado y le decimos al Gobierno de Colombia, fraternalmente, que supere la fase de d
esprestigio a nuestro país. Nosotros llevaremos una campaña limpia internacional que demostrará claramente que Ecuador es líder en la lucha contra el narcotráfico”, agregó Larrea.
En varias ocasiones Larrea ha admitido que se reunió dos veces con “Reyes” para tratar la liberación de doce secuestrados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
Mientars tanto los cancilleres de las Américas tienen grandes dificultades para alcanzar un consenso sobre la resolución con la que pretenden contribuir a limar las asperezas existentes entre Colombia y Ecuador.
El propio Jose Miguel Insulza, secretario general de la OEA, reconoció la tarde de ayer ante el Plenario de la reunión que “aún harán falta unas dos horas” para acercar los posicionamientos que permitan llegar elaborar un documento de consenso, porque “hay varios textos”.
Inicialmente, la reanudación de la reunión de cancilleres -que ahora trabajan de nuevo en el texto a puerta cerrada- fue fijada para ayer a las 5:30 p.m.
En esa sesión se espera que se abra el debate público sobre la situación.
“Hemos hecho esfuerzos para redactar una propuesta de conciliación que recoja los diferentes textos, pero aún quedan como media docena de puntos en discordia”, dijo Insulza.
Los jefes de las delegaciones de los 34 países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) estuvieron todo el día de ayer reunidos en diferentes instancias tratando de llegar a un acuerdo que hasta el momento no se ha producido.
La reunión de consulta de cancilleres fue convocada tras el incidente del pasado 1 de marzo, cuando tropas colombianas desarrollaron una operación contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en territorio ecuatoriano.
En este operativo murieron el número dos de esa guerrilla, “Raúl Reyes”, y al menos 24 personas más.
La OEA decidió enviar a la frontera entre Ecuador y Colombia una comisión que, encabezada por Insulza, ha elevado a los cancilleres una serie de recomendaciones.
Este informe, que ayer se dio a conocer a los cancilleres, pero que aún no se ha aprobado oficialmente, recomienda la creación de una misión especial para el seguimiento y verificación de los compromisos y acuerdos asumidos
por ambos países sobre la cooperación fronteriza y otros temas de interés común.
El documento de 12 páginas propone el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Colombia y Ecuador y la reactivación de los mecanismos de consulta política existentes, aunque no sugiere ninguna fecha.
Asimismo, insta a ambos países a fortalecer los sistemas de cooperación y diálogo fronterizo y el estudio de un eventual mecanismo bilateral de alerta temprana.
Por su parte, recomienda la puesta en marcha de programas de cooperación e integración fronteriza, incluyendo proyectos en el área medioambiental, con el apoyo de organismos y entidades internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Cooperación Andina de Fomento (CAF) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), entre otros.
A la luz de este informe, los cancilleres tratan de ponerse de acuerdo en una resolución que dé un paso más y comprometa a la OEA en la búsqueda de una solución, que, entre otras cosas, lleve a la reanudación de las relaciones diplomáticas entre Quito y Bogotá ahora rotas.
En estos momentos, los países dividen sus apoyos.
Por ejemplo, el canciller venezolano, Nicolás Maduro, aseguró que “América Latina y el Caribe están más unidos que nunca”, con lo que Venezuela aclaró que está alineada con Ecuador, “con su razón histórica, en contra de la violación de su derecho de soberanía, de su derecho territorial y del derecho internacional, porque el territorio de un país es inviolable”.
Sin embargo, la posición de otros países, como Estados Unidos, es bien diferente y no han
ocultado que están con Colombia. Washington ha justificado desde el principio de esta crisis la posición de Bogotá como un acto de legítima defensa.
Ver comentarios