Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 28 Septiembre, 2011


¿Quiénes son los del “no”?


En los 90 estuvieron en desacuerdo con la apertura a la competencia en el sector bancario. Hablaban de las “conquistas” de la Revolución del 48, y argumentaban que los bancos estatales colapsarían si tuvieran que competir. Hoy los bancos estatales nunca han estado más robustos, y los privados han entrado a ampliar las oportunidades de financiamiento para los costarricenses.
En este siglo estuvieron en contra del Tratado de Libre Comercio (TLC) con los Estados Unidos. Trataron de postular un argumento que decía que “estoy a favor del libre comercio pero me opongo a este TLC”. El pueblo no creyó en sus argumentos como el referendo lo mostró, y hasta la fecha no “ha desaparecido el agua, los empleos y las riquezas” extraídos hacia los Estados Unidos como argumentaron en su propaganda.
Están en contra de toda concesión y cuando hubo problemas al inicio con la carretera a Caldera, se les compenetró un delirio de felicidad; al fin podían demostrar que conceder obras al sector privado no era provechoso. Cada vez más vehículos están usando este camino, pagando el peaje, porque la verdad es que es superior a cualquier otra vía al Pacífico.
Están en contra de las Zonas Francas. En este caso entran en otro sofisma diciendo que “las zonas francas han sido declaradas por la Organización Mundial del Comercio (OMC) como una distorsión y se deberían de eliminar para cumplir”. Para estos del “no” les preocupa muy poco que los países con los que compite Costa Rica para las inversiones directas ofrezcan zonas y privilegios similares. Por sí, dudan de las inversiones extranjeras en general.
Están en contra de la concesión del puerto de Moín argumentando que el “contrato no favorece al país”. Dicen que encarecerá el comercio con el exterior. Algunos del “no” argumentan que van a apoyar esta concesión, aunque sea nociva, porque no hay otras opciones.
Están en contra de Mallon, Harken, Las Crucitas, la cárcel de Pococí, la llegada de barcos hospitalarios de la Marina de los Estados Unidos, y cualquier otra iniciativa internacional que involucra al sector privado o que es “gringa”.
¿Quiénes son estas personas que se pueden denominar los “neofatalistas?” Se aglutinan en tres grupos y en total, según las encuestas de CID/Gallup, suman entre un 22% y un 27% de la población adulta. Hay muchos intelectuales, eurófilos, productos de educaciones en las disciplinas más suaves como economía, periodismo, sociología, antropología, publicidad, historia, ciencias políticas, derecho, y similares; quizás ejercen su profesión o si no participan en la academia. Después están los funcionarios públicos y sus sindicatos, que luchan desesperadamente para guardar las prebendas y privilegios que en tiempos pasados adquirieron. El tercer grupo se compone de todos los ciudadanos comunes que logran asustar los intelectuales y los funcionarios públicos.
¿Tendrá este grupo del “no” la posibilidad de llegar al poder en las elecciones de 2014? Añoran el poder, que no lo han tenido desde la administración que gobernó entre 1978 y 1982. Casi llegaron en la elección de 2006; perdieron por menos de dos puntos porcentuales.
Mucho dependerá de dos factores; si el mundo entra en recesión económica el año entrante y Costa Rica se ve afectada, esto les dará fuerzas en sus argumentos con el pueblo. La segunda sería que lograran unirse todos, ya son varios los partidos del “no”, para presentar un solo candidato.

Carlos Denton
[email protected]