Bruno Stagno

Enviar
Lunes 19 Julio, 2010

¡Qué tal amigos y amigas!

Recibí de don Fred Blaser y de don Luis Alberto Muñoz, altos dirigentes de LA REPUBLICA, una generosa invitación a un almuerzo.
Entre ravioles y viandas marinas me preguntaron si yo volvería a escribir en ese importante medio, como lo había hecho en el pasado.
Fue en la década de los años 60 cuando semana a semana yo escribía una columnilla llamada “Los Underdevelopeados”, donde describía la forma por demás sui generis, como nosotros los ticos tratábamos de enfrentar nuestros enredos con soluciones a medias y palanganeadas.
La columna gustó y me sentí condecorado por las sonrisas que ustedes los lectores, me brindaban por las calles.
Siendo diputado reincidí y publiqué otra serie de artículos denominada “Comentarios”. Dichosamente a ustedes también les gustó, y eso me anima para volver a “perpetrar” una nueva serie que espero les agrade.
No será de temas políticos, pues percibo en la gente un empacho con esos asuntos, que ya está a punto de convertirse en indigestión explosiva.
Será de temas livianos e interesantes, para lograr un efecto laxante en nuestras mentes atiborradas de temática “furris”.
La temática será costarricense, muy costarricense, porque entre más conozco a este pueblo más lo quiero y más lo admiro.
Cada dos semanas les contaré el origen de nuestros dichos. Trataré de decirles por qué hablamos como hablamos y de dónde salió tanto dicharraco. Ojalá les guste.
Muchísimas gracias a LA REPUBLICA por brindarme el espacio y a ustedes por su amabilidad.

Abel Pacheco de la Espriella