Enviar

Preocupación y dudas que rodean ahora al juicio Caja-Fischel deben aclararse totalmente

Que no queden dudas en juicio Caja-Fischel

El cambio de juez en el sonado caso Caja-Fischel, que se ventila en un juzgado actualmente y mantiene atento al país, ha despertado algunas dudas y hasta sospechas.
Estas deben ser aclaradas totalmente, sin importar los esfuerzos que ello implique.
Si bien es cierto desde el punto de vista técnico las cosas puedan haberse dado en forma correcta, por las fuertes implicaciones políticas que este juicio tiene, al estar relacionado con el candidato a la presidencia de la República por el Partido Unidad Social Cristiana, algunos involucrados y expertos piensan que las cosas pudieron manejarse con mayor prudencia.
Quizás había otros caminos para resolver lo relacionado con la incapacidad y la sustitución del juez a cargo, en vista de que la decisión afecta directamente a un juicio que lleva ya casi diez meses de debate y se encuentra a pocas semanas del fallo.
Falta ver, sin embargo, si alguno de los abogados, disconforme con la manera en que se resolvió la incapacidad, solicita que la veracidad del dictamen médico que la originó sea confirmada por la Medicatura Forense, a quien eventualmente se le podría poner un plazo para pronunciarse.
Es lógico que un juicio que afecta directamente a la esfera político electoral del país, sea vigilado día a día con atención y celo, con mirada crítica, por parte de la ciudadanía. Es sumamente importante para la buena salud institucional de este país que nada quede en los terrenos de las dudas, sino que quienes están actuando, desde un ámbito u otro, se preocupen por otorgar absoluta transparencia a todo lo relacionado con este caso.
La honorabilidad de las instituciones es el requisito indispensable para cualquier país que pretenda marchar con éxito por la vía democrática. Costa Rica debe hacer lo necesario para preservar a sus instituciones de cualquier duda. Los costarricenses deberán acudir a las urnas electorales, en la próxima contienda con la certeza de estar participando en un acto incuestionable.
Esto ha caracterizado siempre a Costa Rica, como la democracia más antigua de Latinoamérica, y así debe continuar. Lo contrario sería el peor daño al país y al progreso de todos quienes en él vivimos.
Ver comentarios