Programe reuniones que valgan la pena
Enviar

HARVARD

Programe reuniones que valgan la pena

Hay gente de gatillo fácil a la hora de programar reuniones. ¿Tiene información para compartir? ¿Necesita obtener retroalimentación del equipo? Más vale agendar algo. Pero la mitad de las veces, estas reuniones son una pérdida de tiempo. A continuación tres reglas para ser respetuoso del tiempo de los demás:

1- Utilice únicamente las reuniones para discusiones o decisiones que deben suceder con un equipo, en tiempo real. No use el tiempo para noticias o información que puede comunicar vía correo electrónico.

2- Envíe una lista clara de asuntos que se han de tratar junto con la invitación a la reunión no dos minutos antes, así será más fácil para todos saber si deben concurrir.

3- Designe a alguien para tomar notas exhaustivas. Hágalas circular entre cualquiera que tenga que estar informado pero que no esté obligado a asistir a la reunión.

Haga que sus diapositivas sean memorables
Cuando presenta información, la audiencia no tiene tiempo para analizar los números detenidamente. Necesita entender rápidamente echando un vistazo a la diapositiva, leyendo el título y viendo lo básico de las imágenes. No se lo haga difícil haciendo diapositivas complejas. Comience preguntándose: “¿Qué me gustaría que la gente recordara de la información?” Dé a ese punto un énfasis visual. Si está proyectando una gráfica sobre tendencias de ventas a cinco años, pero quiere hablar específicamente sobre cómo las ventas son consistentemente bajas en el primer trimestre, muestre la barra del primer trimestre con un color brillante y las demás en tonos neutros, como gris. Reste importancia a las líneas de cuadrícula, márgenes, ejes y títulos, proveerá ese tipo de contexto cuando hable, y use el contraste (color, tamaño o posición) para llevar la mirada de los presentes hacia lo importante.

Piense positivamente sobre el estrés
¿Le preocupa que su alto nivel de estrés sea malo para su desempeño, relaciones y salud? Resulta que creer que el estrés tiene un impacto negativo podría ser la peor parte. Nuevos estudios muestran que su mentalidad es el indicador más importante de cómo lo afecta el estrés. Si cree que es malo para usted, lo será. Pero será más feliz, más saludable y más eficaz si ve las dificultades y retos que enfrenta como oportunidades para aprender y crecer, en lugar de verlos como su “obstáculo diario”. Así que vea distintamente el estrés. Puede crear resistencia mental, aumentar la claridad y contribuir a un sentido de confianza.


Temas de conversación

Antes del lanzamiento de su próximo producto, pruebe bailar en pareja
Los participantes de una investigación que fueron inducidos a caminar por un campus al paso de otra gente reportaron mayor confianza en sus compañeros caminantes, en comparación con gente que no caminó al mismo paso (5,6 versus 4,1 en escala de siete puntos), informan Scott S. Wiltermuth y Chip Heath, de la Universidad de Stanford. Este y otros estudios muestran que el movimiento unísono fomenta mayor voluntad para cooperar, sugiriendo que prácticas culturales como marchar y bailar podrían hacer que los grupos sean más capaces de tomar acciones coordinadas.

Trabajadores pobres y ricos con jornadas igual de largas
En 1890 el 10% más pobre de los trabajadores de Estados Unidos trabajaba un promedio de 10,99 horas por día, mientras que el más rico trabajaba 8,95 horas. Un siglo después, las horas de los más pobres cayeron a 8,83 por día, mientras que las de los más ricos apenas cambiaron, según Diego Restuccia, de la Universidad de Toronto, y Guillaume Vandenbroucke, de la Universidad del Sur de California.
 

Ver comentarios