Enviar
Distribución de etanol no sería en octubre como estaba planeado

Producción de biocombustibles se atrasa

• Insumos agrícolas no comenzarían a cosecharse hasta 2009, aunque plan empieza a regir el próximo mes
• Recope aún no cuenta con la regulación que le permita comercializar ni se han realizado las licitaciones para contratar a las empresas que venderán los insumos

Natasha Cambronero
[email protected]

Los motores que pretendían encender la producción de biocombustibles en el país aún no arrancan. A pesar de que el plan entraría en funcionamiento en octubre, los atrasos en la elaboración de los insumos y trámites burocráticos aún pendientes atrasarán más su puesta en marcha.
Inicialmente, el etanol se comenzaría a distribuir en las gasolineras el próximo mes; no obstante, esta medida tendrá que esperar un tiempo más, esto en razón de que la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) aún no cuenta con el reglamento que la autorice a comercializar y elaborar este producto.
Igualmente, no se han definido las empresas que venderán los insumos necesarios para la producción de biocombustibles, como tampoco se han comenzado a cultivar las materias primas en el país.
El plan de biocombustibles, que implementará el Gobierno, tendrá su primera fase el próximo mes, cuando se dé a conocer mediante una campaña masiva el proyecto y queden establecidos los reglamentos que determinarán los pasos que Recope debe seguir en la comercialización y producción de estos sustitutos de los hidrocarburos, dijo Julio Matamoros, viceministro de Energía.
Asimismo, tampoco ha salido a licitación pública el contrato de las empresas que abastecerán de insumos a Recope, pues se hizo un primer concurso que no satisfizo las expectativas.
“Se adquirirá por licitación pública, el oferente puede ser la Liga Agrícola Industrial de la Caña (LAICA) u otro. Dependiendo de las características de las ofertas se adjudicará al más conveniente”, afirmó Jorge Rojas, gerente de Distribución y Ventas de Recope.
Otro de los obstáculos que están impidiendo la comercialización de biocombustibles en el país es el hecho de que en la Refinadora apenas se están haciendo los trabajos en las instalaciones para recibir, mezclar y distribuir los productos.
La compra de los insumos por parte de Recope se harían a empresas nacionales o extranjeras, ya que en el país no existe la materia prima necesaria.
Esto en razón de que en el país solo se cuenta con producción de palma africana y de alcohol, con lo que se lograría abastecer solo el 20% de la demanda nacional; sin embargo, este producto en su gran mayoría es exportado a países de Europa para la producción de etanol, como explicó Matamoros.
Otros cultivos que se utilizarían en el país para la elaboración de biocombustibles serían la yuca amarga, la higuerilla y la jatrofa; no obstante, la siembra de estos productos apenas está comenzando.
Dichas siembras se encuentran en fase de experimento en algunas zonas del país, con el objetivo de impulsarlas dentro de la agricultura nacional.
Tal es el caso de los parceleros del Instituto de Desarrollo Agrario de la zona atlántica, quienes están produciendo semilla de higuerilla para cultivar al menos 300 hectáreas antes de que finalice el año, cantidad que representaría menos del 2% de la demanda nacional.
Este producto será comercializado por la empresa Agrocombustibles del Caribe, que se encargará de extraer el aceite para la producción de biodiésel y este vendérselo al IDA o bien al extranjero, dijo Carlos Campos, dueño de la compañía.
En el Gobierno se espera que estos tres cultivos lleguen a ser más grandes en unos dos años, en el sentido de que sus costos de producción son muy bajos y de que beneficiarían la economía nacional, pero se están manejando opciones de abastecimiento del extranjero que permitan obtener los insumos actualmente.
“Lo principal es que el bolsillo del consumidor no salga afectado, Recope buscará las opciones para que los biocombustibles tengan precios similares o menores de los que ahora tienen los hidrocarburos”, aseveró Matamoros.
La utilización de estos sustitutos energéticos se pretende hacer de forma porcentual, aplicando un 7% de etanol en las gasolinas súper y regular y un 5% de biodiésel en el diésel, hasta lograr sustituirlos por completo.

Ver comentarios