Enviar
Presidente electo de Taiwán cambia diplomacia

Ex alcalde de Taipei dará importancia a política exterior y a mejorar lazos con China

Taipei
EFE

Ma Ying-jeou, presidente electo de Taiwán, rechazó ayer el uso de la llamada “diplomacia del dólar” en los lazos con los aliados políticos de Taipei y dijo que buscará un acuerdo con China sobre la situación internacional de la isla.
Después de ser elegido con el 58% de los votos, en unos comicios bajo la sombra de China, con el telón de fondo de las protestas en el Tíbet y la atenta patrulla de barcos de guerra estadounidenses, Ma ha detallado sus políticas.
“Continuaremos la ayuda a los países del Tercer Mundo, en especial a nuestros aliados, con proyectos que los ayuden, pero no utilizaremos la diplomacia de la chequera para beneficios de individuos o grupos particulares”, dijo Ma, en conferencia de prensa.
El carismático ex alcalde de Taipei aclaró que no sólo dará importancia a la política exterior sino también a mejorar los lazos con China, ya que sin ello es muy difícil que la isla disponga de margen de maniobra internacional.
“Nuestra política será la de extender ayuda a los aliados diplomáticos, al tiempo que se trata de resolver las diferencias con China, buscando un consenso pragmático sobre el espacio internacional de la isla”, afirmó.
El dirigente del opositor Partido Kuomintang (KMT), que toma las riendas del poder después de ocho años de Gobierno independentista del presidente Chen Shui-bian, ofreció algunos detalles sobre el tipo de asistencia que ofrecerá.
“En el caso africano, la transferencia de tecnología intermedia puede ser muy beneficiosa, pero los proyectos serán muy variados”, apuntó Ma.
China no será un destino inmediato para los planes de gira de Ma, que mira más bien a los países asiáticos y occidentales, con el fin de mejorar los lazos bilaterales.
“Lo importante no son las visitas de altos funcionarios, que muchas veces se quedan en formalismos sino lograr acuerdos substantivos”, dijo el dirigente del KMT.
En relación a China, Ma quiere comenzar por lo menos controvertido y lo más relacionado con la mejora de la economía isleña, que sufre un estancamiento desde hace unos años.
“Lo importante es resolver los problemas urgentes del transporte directo, la llegada de turistas chinos a la isla y el ingreso de las entidades financieras isleñas en China”, señaló el presidente electo.
El mensaje que se desprendía de las decenas de preguntas y respuestas en su primera rueda de prensa con los medios internacionales fue la del pragmatismo y la flexibilidad en las formas.
En realidad, dicen muchos observadores políticos en la isla, las posturas de Pekín y Taipei están aún demasiado distantes y no existe posibilidad de acuerdo si expresan con claridad sus posturas.
Pekín exige que Taiwán acepte que es parte de China mientras que el ambiente político y social de la isla hace imposible que Taipei acepte pertenecer a la República Popular China, controlada por un Gobierno comunista.
Ma mostró su disponibilidad a aceptar que la isla forma parte de China, pero una China que no es la comunista, creando fórmulas ambiguas que pueden servir de puente para iniciar diálogos.
En la actualidad, China bloquea el ingreso de Taiwán no sólo en la ONU sino también en la Organización Mundial de la Salud y en estos días también en la OCDE.
Ver comentarios