Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 13 Agosto, 2014

No hay que contratar más trabajadores, ni pagar más a los existentes. Lo que se requiere es computadoras con un sistema de software que sirva


Presa en Migración, ¡compren computadoras!

Transcendió la semana pasada que las oficinas de la Dirección General de Migración están colapsadas, que no logran cumplir con los diversos trámites de los cuales son responsables. Pero lo que más llamó la atención fueron las imágenes de aposentos llenos de estantes de piso a cielo raso de portafolios de cartón y papeles.
Estamos en Costa Rica, país que se enorgullece por su industria de software y que ofrece servicios de banda ancha comparables al mundo desarrollado económicamente. ¡¿Qué es esto?!
Aparentemente Migración se quedó en los 70, pero intenta manejar volúmenes de trabajo de la segunda década del siglo XXI. ¿Cuánto tiempo pierde el personal buscando expedientes en el polvazal y calor de las salas llenas de papeles en cajas?
Mientras tanto, y a merced de la falta de digitalización de los expedientes y procesos, hay miles de extranjeros que no están recibiendo el servicio que merecen y la ley migratoria está siendo violada por la instancia que debería regularla.
Para los xenofóbicos que pudieran pensar que “es un montón de empleadas nicaragüenses y ¡que esperen!”, actitud reprensible, entre estos expedientes de cartón enterrados en las oficinas de Migración hay de todas las nacionalidades, de todas las ocupaciones, y que son todos necesitados por empresas e instituciones costarricenses.
Se debe recordar que estas personas que no están recibiendo el servicio no están pidiendo la “residencia” legal, mucho menos la nacionalidad. Lo que están es solicitando el derecho de trabajar.
¿Cuántas oficinas y dependencias del Estado estarán, como Migración, trabajando con máquinas de escribir de antaño y con portafolios de cartón, consumiendo resmas de papel y miles de horas laborales buscando documentos en archivos puestos en algún hueco?
Personalmente vi este sistema en una dependencia de la Caja donde fui como paciente hace dos años, y me abrieron expediente usando una Smith Corona de la época de los 70.
¿Cómo estará la situación en el Ministerio de Salud, en Obras Públicas? ¿Qué tal la Asamblea Legislativa?
Mientras tanto la ley Migratoria nueva no se puede aplicar. Llegan los extranjeros todos los días en búsqueda de un permiso para trabajar. Aunque traigan todos los papeles en orden y tienen un patrono que los está esperando, la oficina responsable toma un año para examinar el caso y dar su autorización.
Una de dos cosas ocurre en este caso: el extranjero regresa a su país de origen o, más probablemente, trabaja “ilegalmente” por todo ese periodo, sin poder gozar de los servicios de salud de la Caja, sin poder conseguir licencia de conducir y constantemente frente a la posibilidad de que algún policía lo detenga y lo deporte.
El desorden en Migración crea situaciones injustas, innecesarias y no previstas por los legisladores que aprobaron la nueva ley.
Señores, no hay que contratar más trabajadores, ni pagar más a los existentes. Tampoco se requieren oficinas más amplias. Lo que se requiere es computadores con un sistema de software que sirva.

Carlos Denton
[email protected]