Enviar

San José clama por ser salvado de su actual apariencia y de la inseguridad que, entre ambas, han alejado de él a todo aquel que no se vea obligado a transitarlo

Por un San José que nos guste

La idea de que la capital cuente con un Centro Cívico Nacional que, como aporte de la arquitectura, contribuya a darle identidad al país, no es algo nuevo. Desde la década de los años 50 se concibió el proyecto como una necesidad.
Hoy, aunque se cuenta con los fondos, otorgados por el Banco Centroamericano de Integración Económica para construir parte de lo que vendría a ser el mencionado espacio en el centro de San José, es decir, los edificios para el Congreso y la Casa Presidencial, la presidenta Laura Chinchilla ha considerado posponer el plan.
La medida se toma por razones de austeridad, debido a la crisis económica, pero esto va en sentido contrario a lo dicho desde la campaña política. Luego, ya desde el gobierno, se anunció por parte del vicepresidente Liberman la necesidad de reactivar la economía. Impulsar estas obras públicas sería una de las formas de contribuir desde el gobierno.
Por otra parte, diversos sectores productivos y de profesionales del país esperan con ansias esa reactivación y ven con buenos ojos que se construyan las nuevas sedes para el gobierno. El Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos, la Cámara de la Construcción, la Unión de Cámaras y el ex presidente Oscar Arias, entre otros, manifiestan su apoyo a la iniciativa de construir los mencionados edificios como parte de un Centro Cívico Nacional.
Esto no solo contribuiría a dar un impulso a la economía sino a cambiar el aspecto de la ciudad capital, tan necesitada de ello.
Si bien el gobierno está obligado a dar prioridad a otras urgencias del país, la situación de la Asamblea Legislativa, que debe abandonar el edificio en donde funciona por indicaciones del Ministerio de Salud, en razón del estado de las instalaciones, es un factor que se suma a los demás para que se sienta llegado el momento de construir esas infraestructuras.
El Centro Cívico Nacional tiene más de 50 años de estar esperando para nacer y el centro de la ciudad de San José clama por ser salvado de su actual apariencia y de la inseguridad que, entre ambas, han alejado de él a todo aquel que no se vea obligado a transitarlo.

Ver comentarios