Enviar
Martes 18 Octubre, 2016

Si bien Brasil no es el principal socio comercial de Costa Rica, puede serlo en futuro muy cercano por lo que tensar las relaciones bilaterales fue una decisión absurda

¿Por qué tensar las relaciones con Brasil?

Sebastián Trejos Zamora / Céd. 1-1649-0361
Estudiante de relaciones internacionales

Recientemente observamos cómo al ministro de Comunicaciones, Mauricio Herrera, se le destapó un mensaje en el cual se mencionaba que la acción de abandonar la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, cuando el presidente de Brasil, Michel Temer, iba a comenzar su discurso, fue un acto premeditado.
El problema yació que la delegación de Costa Rica abandonó la asamblea junto a países miembros del ALBA, como Venezuela, Bolivia y Ecuador, etc. Países cuestionados en materia de prácticas democráticas, este acto por parte de nuestra delegación causó que la relación entre Costa Rica y Brasil se tensara.
Las excusas que mencionaron el presidente de la República, Luis Guillermo Solís, y el ministro de Relaciones Exteriores y Culto, Manuel González, es que Costa Rica encontró irregularidades “democráticas” durante el proceso de destitución de la exmandataria brasileña, Dilma Rousseff, por escándalos de corrupción.
Pero entonces, ¿por qué tensar las relaciones con Brasil, por pensar que no hay prácticas democráticas? Si el proceso de destitución se siguió de acuerdo con lo que se menciona en la constitución política brasileña. ¿Por qué tensar las relaciones con Brasil, una potencia emergente y miembro del afamado grupo los BRICS?
Brasil, aun con tantos escándalos de corrupción, no deja de ser una potencia económica y política referente en América Latina, con un PIB de $1.775 billones y un PIB per cápita de $15.000, esto hace de Brasil un país sumamente interesante para lo que es comercio e inversión, por lo que es un socio comercial fuerte e importante para nuestro país.
Si bien Brasil no es el principal socio comercial de Costa Rica, puede llegar a serlo en futuro muy cercano por lo que tensar las relaciones bilaterales entre ambos fue una decisión absurda, y una burla para la población costarricense, ya que exigía Cuentas al canciller y al Presidente de la república.
Después de la comparecencia del ministro Manuel González, en la Asamblea Legislativa y lo dicho por el Presidente de la República, no concuerda con lo expuesto en los mensajes del ministro Mauricio Herrera, por lo que ahora se cuestiona si ambos ministros deberían dejar sus puestos del presente gabinete.
Pero de algo podemos estar seguros, las relaciones con Brasil se tensaron, por el simple hecho de que Costa Rica, ha estado “coqueteando” con los países miembros del ALBA, por lo que la destitución de un gobierno “socialista” no es del agrado de los países con formas de gobierno con pensamientos similares, algo que parece muy difícil de expresar para el actual gobierno, que hoy en día no desea reconocer que se vive bajo el “famoso” régimen del “Socialismo del siglo XXI”.