Enviar

El reto es difícil y complicado pero seguramente la jerarca de la Caja contará con el apoyo, no solo del Ejecutivo, sino también de la población que está padeciendo el problema


Podemos tener atención médica rápida y excelente

Una de las políticas más equivocadas de los últimos gobiernos, que tiene un carácter casi inhumano, tendrá que ser bien dirigida ahora por la nueva administración encontrando una rápida solución sostenible.
Una nota de este medio el martes anterior nos lo recuerda y puntualiza, con ejemplos, hasta dónde se ha llegado con el manejo deplorable de estas cosas.
Llevar los servicios de los hospitales de la seguridad social a la condición de que en vez de atender a los enfermos asegurados, los ponga en una lista de espera de meses o años, no solo es incumplir lo que manda la ley constitutiva de la Caja, sino demostrar ausencia de sensibilidad social.
Ahora, les corresponderá al nuevo Gobierno de Solís y a la recién nombrada presidenta ejecutiva de la Caja, María del Rocío Sáenz, encontrar un camino que permita revertir esto con carácter de urgencia.
El reto es difícil y complicado pero seguramente la jerarca contará con el apoyo no solo del Ejecutivo sino también de la población que está padeciendo el problema.
Si otras situaciones pueden considerarse en algún momento emergencia nacional, ¿no lo son 400 mil personas enfermas padeciendo por falta de atención médica, aun si no están en peligro de muerte?
¿Es que hay que estar al borde de la muerte para merecer atención médica?
No estamos en uno de esos países en donde la falta de alimento, agua y hospitales provoca el fallecimiento de miles de personas.
Estamos en Costa Rica, una nación que superó desde mediados del siglo pasado cualquier falta de atención médica oportuna y de alta calidad para su gente creando el sistema solidario de la Caja. Un sistema que funcionó muy bien hasta que se comenzaron a producir los problemas por acción o inacción de los gobiernos.
Insistimos desde hace tiempo en esto porque se dejó llegar la situación a tal grado de inoperancia que hoy necesitará medidas extraordinarias para volver a lo correcto.
Sabemos que son muchas las herencias negativas que está recibiendo la actual administración, pero no se puede negar que el desprecio por la salud de la población es uno de los problemas que más llevaron a los costarricenses a exigir un cambio.
Es comprensible. El país cuenta con un ejemplar sistema de seguridad social que es admirado por ser uno de los mejores del mundo, y ha venido a menos por mala administración.

 

 

Ver comentarios