Enviar
Viernes 5 Octubre, 2007

Pobreza y TLC

Un grupo de personas y familias lograron, después de un proceso de capacitación y desarrollo, romper el círculo de pobreza en el cual se encontraban. Se trata de individuos que con el apoyo del IMAS mediante los programas de Ideas Productivas y del Fideicomiso, se autoemplearon y formaron su propia empresa.
Con la I Gran Feria Solidaria IMAS 2007 que se efectuó en meses pasados, estos microempresarios de todo el país interactuaron con grandes y consolidadas empresas, realizaron negocios significativos, generaron encadenamientos productivos con firmas nacionales e internacionales y estoy seguro que su talento da para mucho más.
Este tipo de actividades que organiza el IMAS en todo el país responde a las exigencias de la globalización, es así como las familias han logrado salir de la pobreza generando interdependencia, que en términos teóricos sus autores le llaman Transnacionalismo.
El concepto del Transnacionalismo va más allá del análisis de los Estados e incorpora una pluralidad de actores como las organizaciones internacionales, empresas multinacionales, organizaciones no gubernamentales y microempresarios como los que se están formando en el seno del IMAS.
El Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos forma parte de esta coyuntura transnacionalista, propuesta por Robert Keohane y Joseph Nye en 1971, a la cual Costa Rica no se puede resistir. Las microempresas que se han consolidado de la mano del IMAS, las que están iniciando el proceso y aquellas que hoy son una idea inicial, también deben ser parte de esta corriente, que de ser rechazada, se les estaría negando la oportunidad de formar parte del sistema internacional actual.
La interdependencia que generará el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, nuestro principal socio comercial, aumenta la llegada de empresas al país y las oportunidades de negocios. Estas oportunidades son clave para que los actuales y futuros microempresarios se vuelvan autosuficientes mediante un crecimiento sostenido y dejen de depender del Estado.
Transnacionalismo y presupuesto: La Ley de Creación del IMAS Nº4760, en su artículo 14, establece que para el cumplimiento de los fines para combatir la pobreza, la institución tendrá entre sus fuentes de financiamiento un aporte de los patronos de la empresa privada en general, correspondiente al 0,5% de los sueldos, salarios, ordinarios o extraordinarios que paguen a sus trabajadores.
Es por ello que la aprobación del TLC contribuirá con los programas sociales que ejecuta el IMAS. La nueva inversión extranjera que ingrese al país generará un aumento en el empleo, lo cual contribuirá a su vez con el incremento de los ingresos de la institución producto de ese 0,5% aplicado a las planillas.
En 2006 este rubro significó más de ¢9.700 millones que fueron utilizados para atender a las familias pobres de Costa Rica. Hasta agosto del presente año, más de ¢8.500 millones han ingresado al IMAS producto de esta forma de financiamiento.
Es así como el TLC es otra vía de generación de recursos para la atención de la pobreza, porque estimula la interacción internacional que debe existir en Costa Rica como un actor más en el actual sistema internacional, promoviendo la inversión extranjera y generando la interdependencia para que surjan a su vez las microempresas que se forman día a día en nuestro territorio.
Descartar el TLC es oponernos a la actual coyuntura internacional, mientras que su aprobación significa una vinculación directa en las cuestiones propias de la actividad humana en un mundo desarrollado, el incremento de las relaciones comerciales y financieras, el desarrollo tecnológico, avance de las comunicaciones entre otros. Todos interdependientes entre sí, incluyendo a la pobreza como uno de los grandes desafíos de nuestros tiempos.


José Antonio Li Piñar
Presidente ejecutivo
Instituto Mixto de Ayuda Social