Enviar
Jueves 16 Octubre, 2014

Es tiempo de volver a ser un partido reflexivo y progresista donde estudiantes y académicos encuentren su hogar, de volver a ser el partido de la clase media


PLN: 63 años de conquistas

El 12 de octubre celebramos 63 años de historia del PLN. Se dice fácil, pero no se construye de igual manera 63 años de conquistas sociales.
Reseñaré la obra de sus fundadores entre los que destaco a don Pepe, Rodrigo Facio, Chico Orlich, Daniel Oduber, el padre Núñez y Luis Alberto Monge.
Estos hombres le han legado a Costa Rica el ICE, la abolición del ejército, el INVU, el ICT, el IMAS, la dirección de Adaptación Social, el Ministerio de Cultura y Juventud, cuatro universidades públicas, la universalización del seguro social, el INA, Fodesaf, Conape, los parques nacionales, el Museo de Arte Costarricense, la proclama de neutralidad activa y perpetua y la ley del aguinaldo, entre algunas de las tantas herencias del PLN.
Este primer ciclo de obras de sus fundadores dio paso al semillero de grandes líderes entre los que citaremos a Óscar Arias, José María Figueres y Laura Chinchilla. A ellos les agradecemos la pacificación de Centroamérica, la ley de promoción de la igualdad de la mujer, el Banhvi, la Sala Constitucional, la inserción de Costa Rica en los mercados mundiales, la promoción del país como centro de exportación de alta tecnología, los Ebais, y las redes de cuido.
Vasto es el legado del PLN, pero siempre habrá quienes digan, como lo señaló don Pepe en la segunda proclama de Santa María de Dota, “…que este movimiento es reaccionario, burgués o retrógrado, solo puede juzgársenos así por mala fe o incomprensión, contra esa incomprensión, tenemos razones”.
Sigo parafraseando a don Pepe: “El día en que terminemos la guerra contra la mala fe iniciaremos una nueva guerra, la guerra contra la pobreza”. Cito esto porque luego de señalar los logros, mal haría en no señalar nuestras fallas y nuestros retos.
El PLN no puede seguir siendo historia. Llegó la hora de reinventarnos, de representar como otrora a los grandes grupos sociales de este país, de reiniciar la lucha contra la pobreza y la desigualdad, de tomar nuevamente las armas que nos permitan derrotar ese flagelo de la corrupción que se ha apoderado de algunas de nuestras instituciones.
Es tiempo de volver a ser un partido reflexivo y progresista, donde los estudiantes y académicos vuelvan a encontrar su hogar, de volver a ser el partido de la clase media, y que aquí encuentren techo para vivir y para construir sus sueños, de volver a cada comunidad y refundar un partido que tenga sus cimientos en las bases del desarrollo comunal, de los cooperativistas, de los solidaristas y los sindicalistas que piensen más en conquistas sociales que en odiosos privilegios.
En el PLN es tiempo de mujer, de juventud, de inclusión, de derechos humanos, y es tiempo para el medio ambiente, es tiempo como decía don Pepe de que la estrella que alumbre el camino de Liberación Nacional sea la del bienestar del mayor número, hoy más que nunca es tiempo de Liberación Nacional, porque esta lucha, es una “lucha sin fin”, donde solo podemos cambiar a Costa Rica si pensamos más en lo que nos une que en lo que nos separa.

Ronny Monge

Diputado
[email protected]