Enviar

La población en Costa Rica envejece. ¿Por qué la falta de adecuados planes de Estado (que trasciendan gobiernos de turno), dedicados a atenderlos debidamente?


Planear atención de ancianos

Dos informaciones abordadas por este medio la semana anterior tienen que ver con un mismo tema: los adultos mayores.
En uno de los casos estos (nacionales o extranjeros), con buena situación económica, se dedican a viajar y Costa Rica puede ser un buen destino para ellos si se hace lo necesario para tomar parte en ese negocio.
Otros, en cambio, en territorio nacional viven una cruel realidad; un grave problema que no puede seguir “ignorado”.
Las autoridades, instituciones y todo tipo de organizaciones locales y nacionales están obligadas a atender con carácter de urgencia la situación de los ancianos abandonados, abusados o agredidos.
Este país se ha distinguido desde hace muchas décadas, por dar una atención especial a los niños, con instituciones a cargo, previendo las distintas situaciones por las que pueden verse perjudicados (divorcios de los padres, abandono, agresiones, abusos…).
En general, los niños solían estar protegidos en buena medida, al menos hasta que, más recientemente, comenzaron a sufrir por el crecimiento de la pobreza en el país que arroja como consecuencia una serie de males sobre ellos.
Sin embargo, no hay la misma preocupación por los ancianos, excepción hecha quizás del Hospital de Geriatría y Gerontología Dr. Raúl Blanco Cervantes, donde su director desde hace ya muchos años lucha por lograr ampliaciones a la infraestructura y a los servicios.
No obstante, la población, en Costa Rica, como en casi todo el resto del mundo, envejece. Es decir, hay cada día mayor cantidad de ancianos.
¿Por qué entonces la falta de adecuados planes de Estado (que trasciendan gobiernos de turno), dedicados a atenderlos adecuadamente? ¿Por qué no tenemos los mecanismos dentro de la red de instituciones existentes para descubrir su situación de abuso o agresión aun cuando ellos teman denunciarla por miedo a las represalias?
Los adultos mayores en algunos casos se encuentran en igual situación de vulnerabilidad que los niños pequeños. Muchos están enfermos o con serias discapacidades que les impiden tener una vida digna a menos que sean auxiliados por el resto de la sociedad, si la familia no lo hace.
Cabe resaltar que esos planes de Estado, deberían tomar en cuenta a los gobiernos locales, por ser los más cercanos a la población de sus municipios y por tener el deber de movilizar grupos de trabajadores sociales a investigar qué ocurre con los ancianos en su área de cobertura, a fin de dirigir los casos hacia donde puedan ser atendidos.
No deben los gobiernos continuar con políticas de reacción ante graves problemas. Es necesario actuar antes de que estalle el incendio.
 

Ver comentarios