Pimco apuesta a Brasil
Enviar
Pimco apuesta a Brasil

Antonio Palocci, quien hace cuatro años renunció como ministro de Hacienda de Brasil antes de que la Corte Suprema lo exonerara tardíamente de violar leyes de secreto bancario, puede agradecer a Pacific Investment Management Co. por ayudarlo a allanar el camino para que Dilma Rousseff sea elegida presidenta del país en octubre.
Pimco, el mayor fondo mundial de bonos con sede en Newport Beach, estado de California, ha hecho de la deuda brasileña su favorita entre mercados emergentes en mayor parte gracias a su confianza en Palocci, de 49 años, quien es un legislador del estado de Sao Paulo y asesor económico de Rousseff.
El precio de los bonos referenciales de Brasil a 11% que vencen en 2040 se triplicó a 137 centavos por dólar conforme el rendimiento cayó a 7,81% desde que Pimco incrementó su cartera de dichas obligaciones hace ocho años.

“La mano firme de Palocci es lo que nos mantuvo en la operación incluso después de que los precios comenzaron a recuperarse”, dijo Mohamed A. El-Erian, jefe ejecutivo de Pimco, quien se reunió dos veces con Palocci tras la elección del presidente Luiz Inácio Lula da Silva en 2002.
El vínculo entre Lula y Palocci “nos dio la confianza para echar raíces hondas” para Pimco, que triplicó su cartera de bonos de Brasil en momentos en que cundían versiones sobre un posible impago.
Roussseff, quien es la sucesora elegida de Lula y nunca antes se había postulado a un cargo electivo, tiene una ventaja de 20 puntos porcentuales sobre el candidato opositor José Serra en una encuesta de Datafolha publicada el 26 de agosto.
El sondeo de 10.948 personas tiene un margen de error de 2 puntos porcentuales de más o de menos.
La insistencia de Palocci en la austeridad fiscal durante el primer mandato de Lula se necesita nuevamente para controlar el gasto público y el “chorro” de crédito de los bancos estatales, dijo Thomas Trebat, jefe del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Columbia en Nueva York.
La deuda pública bruta, después de caer a 56% del producto interno bruto en el año en que Palocci renunció, de 67% en 2002, ha vuelto a subir a 60%, según el Ministerio de Hacienda, conforme el gasto se aceleró más rápidamente que el crecimiento económico.

Brasilia

Ver comentarios