Enviar
Petrobras construye refinería sin PDVSA

Recife
EFE

La petrolera brasileña Petrobras comenzó ayer a construir una refinería con capacidad para procesar 200 mil barriles por día (bpd) de crudo, pero su socio estratégico en el proyecto, Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), quedó por ahora fuera de esta inversión de $4 mil millones.
El movimiento de tierra en un área de más de 630 hectáreas en el puerto de Saupe, adyacente a Recife, capital del estado de Pernambuco, comenzó con una ceremonia encabezada por el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva.
Los grandes ausentes fueron el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y la petrolera estatal venezolana que originalmente tendría un 50% en este proyecto negociado durante años.
Lula y Chávez colocaron a comienzos de 2006 “la primera piedra” del proyecto que habría de simbolizar la supuestamente estrecha relación de los dos países en el campo energético.
El propio Lula había dicho a comienzos de año que Chávez asistiría a esta nueva ceremonia, originalmente prevista para junio.
Los dos presidentes tienen previsto reunirse para tratar asuntos bilaterales, entre ellos los energéticos, el próximo 20 de setiembre en Manaus, informó el lunes el gobierno venezolano.
Pero ayer en sus discursos ni Lula ni el presidente de Petrobras, José Sergio Gabrielli, se refirieron a esa cooperación energética de Brasil, la principal economía latinoamericana y décimo consumidor de energía del mundo, y Venezuela.
El país caribeño posee las mayores reservas de crudos no convencionales del mundo y como sexto exportador mundial de petróleo convencional desde hace años busca entrar al mercado de Brasil, plenamente abastecido por Petrobras.
Lula relató la historia de esta refinería que permitirá a Brasil sustituir importaciones del diesel que consume su región noreste.
La condición de Chávez era que la refinería de Pernambuco llevara el nombre de Abreu Lima, un general brasileño que luchó al lado del Libertador Simón Bolívar en la guerra de independencia contra España, dijo el presidente.
“Mucha gente estaba descreída de que fuera salir, a veces es muy difícil que las obras lleguen a acontecer”, dijo Lula sobre la primera refinería que será hecha en Brasil en 30 años y la primera que procesará 100% crudo pesado.
“En Brasil creamos una gran cantidad de reglas para proteger el Estado contra la degradación ambiental, sobre facturación y corrupción, de tal magnitud que cuando esos instrumentos son puestos en práctica, una obra demora tres años para comenzar”, explicó Lula.
Chávez se ha quejado públicamente del retraso de esta obra que procesaría 100 mil bpd de crudo pesado brasileño y otros 100 mil bpd de crudo venezolano producido por Petrobras en un campo de la llamada Faja del Orinoco.
Pero las negociaciones sobre la estructura accionarial de la refinería se han atrasado más que los propios trámites dentro de Brasil.
La semana pasada Gabrielli aclaró que el poder de gestión de PDVSA en la refinería dependerá de un acuerdo de más alcance sobre la participación de Petrobras en el campo de Carabobo, Venezuela.
“El acuerdo involucra una relación simétrica entre las condiciones de exploración en Carabobo con la refinería en Brasil”, dijo Gabrielli en una rueda de prensa.
“Pretendemos hacer la asociación con PDVSA, pero mientras estemos en las negociaciones tenemos que continuar. No podemos parar”, dijo en su discurso.
Ya han sido cerrados los contratos de servicios, el proyecto de ingeniería básica está terminado y la planta comenzará a producir a finales de 2010, explicó.
“Esperamos por los socios, pero haremos esa refinería”, enfatizó el ejecutivo.
La refinería producirá por año 814 mil metros cúbicos de nafta petroquímica, 322 mil toneladas de gas licuado del petróleo (GLP) y 1,4 millones de toneladas de coque del petróleo, además de 8,8 millones de toneladas de diesel de bajo tenor de azufre, según Petrobras.
Ver comentarios