Enviar
Chile concedió extradición del ex mandatario peruano
Perú garantiza un juicio justo a Fujimori

El ex presidente aseguró que el escenario actual estaba dentro de sus planes

Lima
EFE

El Gobierno peruano garantizó el viernes un juicio justo al ex presidente Alberto Fujimori, cuyo traslado a Lima desde Santiago de Chile se espera en las próximas horas y que será sometido a juicio de “forma inmediata”.
María Zavala, ministra peruana de Justicia, explicó que se han establecido “las medidas de seguridad necesarias para resguardar su integridad física y todas las garantías de un debido proceso”.
En una rueda de prensa, Zavala también solicitó a los peruanos tener confianza en el Poder Judicial sin dar detalles sobre su reclusión y traslado, aunque según fuentes de Interpol será entregado en la frontera entre ambos países.
En Chile Fujimori, dijo que espera que “en Perú exista un debido proceso para aclarar debidamente” las acusaciones en su contra.
En declaraciones a la edición electrónica del diario “El Mercurio”, el ex mandatario (1990-2000) se mostró tranquilo y conforme con la decisión del tribunal.
“Esto no significa que se me ha juzgado, ni menos condenado, ahora tengo que enfrentar juicios en Perú sólo por estos siete casos que han sido aprobados por la Justicia chilena”, señaló Fujimori.
El ex mandatario aseguró que el escenario actual estaba dentro de sus planes, ya que vino a Chile “consciente y voluntariamente para hacer una escala” en su retorno a Perú, en noviembre de 2005.
“El ser extraditado estaba dentro de mi plan, lo ideal habría sido por sólo uno o dos casos, pero creo que el objetivo se cumplió prácticamente”, afirmó.
“La verdad se va a abrir paso. Lo importante para mí es que con esta sentencia las otras acusaciones que se me hacían quedan sin efecto porque voy con protección legal de la Corte Suprema de Chile”, dijo.
Por su parte, Adelaida Bolívar, fiscal de la Nación, explicó que será sometido a juicio oral de “forma inmediata”.
Bolívar también dejó claro que será procesado sólo “por los casos por los que ha sido extraditado por la Justicia chilena”, aunque matizó que en los otros procesos pendientes tendrá la “condición de testigo”.
El juicio estará a cargo de una sala especial, como corresponde a ex altos dignatarios, dijo Francisco Tabarra, presidente de la Corte Suprema de Justicia.
“Está garantizada la imparcialidad, el principio de independencia y la presunción de inocencia”, remarcó Távara.
Jorge del Castillo, primer ministro de Perú, pidió a sus compatriotas “suma serenidad” para lograr que la llegada del ex presidente permita al Poder Judicial actuar “con equidad y justicia”.
“No puede haber maltrato ni actitudes condescendientes”, acotó el primer ministro al resaltar que se trata de un ex gobernante.
En sus primeras declaraciones a los peruanos tras conocer el fallo, con la serenidad oriental que le caracteriza, Fujimori explicó a Radio Programas del Perú (RPP) que la extradición formaba parte de sus planes de retornar y reencontrarse con su pueblo.
Convencido de que saldrá “airoso” del proceso, agregó que su plan también incluía “reducir sustancialmente el número de acusaciones”.
Y en cierta manera ha conseguido su propósito, ya que será procesado por siete delitos frente a los doce que figuraban en la solicitud, aunque tendrá que responder por los más graves: las matanzas del distrito limeño de Barrios Altos (1991) y de la Universidad de La Cantuta (1992).
En aquellas masacres, perpetradas por el grupo paramilitar “Colina” creado bajo su mandato, fueron asesinadas 25 personas.
Fujimori también hizo un repaso a su actuación como jefe de Estado y se justificó en que resolvió “los problemas de la peor época de Perú, que parecían insolubles”, en alusión a la crisis económica y la guerra interna que azotaban al país en aquellos años.
En declaraciones a Efe, el director de la sección peruana de Amnistía Internacional, Ismael Vega, dijo que la decisión “refleja claramente que la Justicia chilena se ha puesto en primera línea en la lucha contra la impunidad”.
La Asociación Pro Derechos Humanos de Perú (APRODEH) recordó, al igual que Human Rights Watch (HRW), que es la primera vez que un jefe de Estado es extraditado y sentado en el banquillo de los acusados en su propio país.
Ver comentarios