Logo La República

Miércoles, 21 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Persiste brecha salarial mundial

Bloomberg | Jueves 02 mayo, 2013

El movimiento Occupy Wall Street y la elección de 2012 transformaron la desigualdad en un detonante social. Bloomberg/La República


Persiste brecha salarial mundial 

La ex vendedora de joyas de moda Rebecca Gonzales y el ex máximo responsable ejecutivo Ron Johnson tienen una cosa en común: ya ninguno de los dos trabaja para J.C. PenneyCo.
La similitud termina ahí. Cuando fue contratado en noviembre de 2011, Johnson, de 54 años, obtuvo un plan de remuneración 1.795 veces más alto que el salario medio y los beneficios de un empleado de tienda de departamentos estadounidense, según datos compilados por Bloomberg. Ese año, el salario de Gonzales por hora era $8,30.
En todo el índice de empresas de Standard Poor’s 500, el múltiplo promedio de remuneración al máximo responsable ejecutivo respecto de los trabajadores rasos es 204, un 20% más que en 2009, muestran los datos.
Las cifras se basan en estimaciones específicas por sector correspondientes a remuneraciones para el trabajador.
Transcurridos casi tres años desde que el Congreso ordenó a las empresas que cotizan en bolsa revelar los ratios responsable ejecutivo/trabajador reales conforme la ley Dodd-Frank, las cifras continúan siendo desconocidas.
En tanto el movimiento Occupy Wall Street y la elección de 2012 transformaron la desigualdad en un detonante social, la divulgación obligatoria de los ratios siguió encerrada en la Comisión de Valores (SEC por su sigla en inglés), que hasta ahora no ha elaborado las normas para implementarla. Algunas de las empresas más grandes de los Estados Unidos están ejerciendo presión contra este requerimiento.
“Es una información simple que los accionistas deberían tener”, dijo Phil Angelides, que encabezó la Comisión de Investigación sobre la Crisis Financiera, que investigó el quebranto económico de 2008. “El hecho de que los ejecutivos de empresa no quieran exhibir la cifra es sumamente elocuente”. El cabildeo forma parte de “una lucha calle por calle, manzana por manzana librada por las grandes corporaciones y sus colegas de Wall Street” con el fin de obstruir la ley Dodd-Frank, dijo.
El principal opositor a la divulgación obligatoria del ratio sobre remuneraciones es una organización sin fines de lucro con sede en Washington llamada HR Policy Association, que representa a altos ejecutivos de recursos humanos en aproximadamente 335 grandes empresas.
“No consideramos que la información sea pertinente para los inversores”, dijo Tim Bartl, presidente de la rama de defensa del grupo, el Center on Executive Compensation. Justificar las diferencias en salarios y beneficios país por país en las empresas globales sería costoso, tomaría mucho tiempo y resultaría prácticamente imposible, dijo en una entrevista.
Detrás del grupo hay marcas: 17 empresas en el directorio de HR Policy presentan ratios de remuneración para el máximo responsable ejecutivo dentro del 20% más alto de las corporaciones del S&P 500, muestran datos de Bloomberg. Entre ellas figuran General Electric Co., con un ratio de 491; McDonald’s Corp., con 351; y AT&T Inc., con 339.
Estos múltiplos se basan en la remuneración del máximo responsable ejecutivo correspondiente al año fiscal con cierre en 2011 o 2012, divulgada en la documentación más reciente de las empresas presentada antes del mediodía del 26 de marzo.
Dado que la mayoría de las empresas no revela la remuneración media de sus trabajadores, Bloomberg utilizó datos del gobierno estadounidense sobre remuneración a los trabajadores por sector.
Las estimaciones de los académicos y grupos sindicales establecen la cifra en 20 a 1 en los años 1950, llegando hasta 42 a 1 en 1980 y 120 a 1 en 2000.

Bloomberg