Enviar
Guatemaltecos se preparan para elegir presidente en segunda ronda
Pérez Molina y Colom agotan esfuerzos

Ambas candidatos políticas intentan dar respuesta a la extrema violencia que sufre el país

Guatemala
EFE

Guatemala se debate entre la “Mano Dura” del ex militar Otto Pérez Molina y “la Inteligencia” del socialdemócrata Alvaro Colom, a quienes todos los pronósticos auguran resultados muy cercanos en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales el próximo domingo.
Las dos últimas encuestas, publicadas ayer por el diario Prensa Libre, reflejan una victoria del ex general Pérez Molina, pero diagnostican una incierta situación de empate técnico por la escasa ventaja y el margen de error de las consultas.
Otra encuesta publicada el pasado lunes pronosticaba una victoria de Colom, pero también con una diferencia sobre su rival muy poco reveladora.
El ingeniero industrial Colom, de 56 años y candidato de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), ganó el pasado 9 de septiembre la primera vuelta de las elecciones con una ventaja de 4,2 puntos porcentuales sobre Pérez Molina, de 56 años, y candidato del Partido Patriota (PP).
El ex general se presenta a estas elecciones con el lema de “Mano dura, cabeza y corazón”, mientras que el eslogan de Colom plantea que “La violencia se combate con inteligencia”.
Ambas leyendas políticas intentan dar respuesta a la extrema violencia que sufre el país y que parece ser la primera preocupación de los guatemaltecos.
La violencia es precisamente el factor que más preocupa también a todos los analistas y observadores electorales consultados por Acan-Efe de cara a la jornada electoral del próximo domingo.
El temor existente es que, ante un resultado extremadamente cercano entre ambos candidatos, los seguidores del que pierda no acepten la situación y recurran a la protesta callejera y al enfrentamiento con los adversarios.
Desde el pasado 2 de mayo, cuando se hizo la convocatoria para la elecciones generales del pasado 9 de septiembre, han sido asesinados mas de medio centenar de candidatos a diferentes cargos, activistas y familiares de políticos, según las denuncias de diferentes misiones nacionales e internacionales que observan este proceso electoral.
El pasado 8 de octubre, Aura Salazar, secretaria del bloque parlamentario del PP y colaboradora cercana de Pérez Molina fue asesinada a tiros cuando viajaba en un vehículo por el centro histórico de la capital guatemalteca.
Guatemala, con una población de 13,3 millones de habitantes, sufre una media de 17 asesinatos diarios, según datos oficiales.
Para frenar esta violencia, que nace de la fortaleza y el alto grado de infiltración en las instituciones públicas que ha alcanzado el crimen organizado, el general Pérez Molina ha propuesto hacer uso de la pena de muerte, establecer el estado de excepción y sacar a las Fuerzas Armadas a la calle.
La pena de muerte está vigente en la legislación guatemalteca y de hecho hay 25 personas condenadas a ese castigo, que no se aplica debido a un vacío legal invocado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos respecto a la instancia que tendría el poder de gracia.
Colom ha evitado declararse en contra o a favor de la pena de muerte y ha propuesto políticas de desarrollo social y combate a la pobreza para acabar con la violencia.
En materia de política económica son mínimas y hasta irrelevantes las diferencias entre ambos candidatos, quienes se distinguen esencialmente por las formas y lo que ha sido hasta ahora y representa su bagaje político.
Pérez Molina fue conocido también como el “comandante Tito” al frente de la inteligencia militar, de 1991 a 1993, cuando aún estaba vivo el conflicto armado contra la guerrilla de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG).
Colom, que es esta la tercera ocasión en que presenta su candidatura presidencial, lo hizo por primera vez al frente de la Alianza Nueva Nación (ANN) en la que estaba integrada la guerrilla de la URNG reconvertida a la sazón en partido político.
Para las elecciones del próximo domingo están convocados 5,9 millones de guatemaltecos para elegir al próximo presidente de este país, quien gobernará por un período de cuatro años (2008-2012) a partir del próximo 14 de enero.


Ver comentarios