Enviar
Pekín prevé un año de problemas en exportaciones
Planea vender $29 mil millones en deuda

A pesar de que las exportaciones chinas se están recuperando de la crisis, la alta tasa de paro en Estados Unidos y Europa y las medidas comerciales contra China incrementarán este año la presión sobre esta partida, informó ayer el diario oficial China Daily.
Según datos oficiales chinos publicados en febrero, el volumen de comercio exterior chino, uno de los motores de su crecimiento económico, cayó un 13,9% interanual en 2009 hasta los $2,21 mil millones, su primera contracción en más de una década.
Las exportaciones lideraron el descenso, con una bajada del 16% hasta los $1,20 mil millones.
La previsión para 2010 fue realizada ayer por Sun Zheyu, embajador chino ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), quien agregó que no cree que la Ronda de Doha finalice este año, debido a que Estados Unidos se está concentrando en incrementar sus exportaciones y empleo, por lo que Doha no es una prioridad.
La postura de China, según Sun, es que las conversaciones concluyan lo antes posible, y añadió que los retrasos en este objetivo reducen la funcionalidad y la imagen de la OMC, en la que Pekín espera desempeñar un papel más importante.
En cuanto a las fricciones entre Washington y Pekín, Sun señaló que están “bajo control”, pero recomendó a Estados Unidos que maneje los lazos bilaterales de forma correcta con el fin de que ninguno de los dos países resulte dañado.
Por su parte, Wen Jiabao, primer ministro chino presentará un plan en la reunión anual de hoy del Congreso Nacional del Pueblo para vender $29 mil millones de bonos por segundo año para ayudar a los Gobiernos locales a financiar proyectos de infraestructura, dijo una persona familiarizada con la propuesta.
El ministerio, que organizará subastas de deudas, planea ofrecer valores a tres y cinco años y canalizar fondos entre bonistas y las autoridades locales que emiten los pagarés, dijo la persona, quien se negó a ser identificada antes del anuncio.
El papel del Gobierno central en las ventas de deuda local ha reducido el costo de construir carreteras y ferrocarriles como parte de un paquete de gastos de dos años por $586 mil millones que impulsó la expansión del 8,7% el año pasado en la economía de más rápido crecimiento del mundo.
Los estrategas están buscando mantener la financiación para tales proyectos, a la vez que limitan el nuevo crédito bancario sin precedente que ha aumentado el riesgo de burbujas en el sector de bienes raíces y la bolsa.
“Esta fuente alternativa de financiación es saludable: Pekín puede haber advertido el riesgo de que los gobiernos locales tomaron prestado demasiado de los bancos el año pasado”, dijo Mark Williams, economista de Capital Economics en Londres, que trabajó en el Tesoro del Reino Unido como asesor sobre China de 2005 a 2007, en una entrevista telefónica.
Los llamados a la oficina de prensa del Consulado General de China en Nueva York no fueron respondidos.

Ver comentarios