Logo La República

Lunes, 17 de enero de 2022



EDITORIAL


¡Pedimos prestado para pagar salarios!

| Miércoles 26 febrero, 2014



Es una realidad inaceptable que al país le siga creciendo una deuda que nos llevaría directo a la situación ya vivida por otros países, como Grecia, por ejemplo


¡Pedimos prestado para pagar salarios!

Gastar mucho más de lo que recauda, hizo que Costa Rica tuviera que endeudarse externamente. Pero además, ese compromiso, que tendremos que pagar con intereses, no fue para destinarlo a la producción, sino, en buena medida, para sostener el alto monto de las planillas públicas.
Esto no es una buena forma de administrar al país pero si no se toman medidas la “bola de nieve” seguirá creciendo ya que por ley hay diversos mecanismos, incluidos pluses, que aumentan en forma automática los salarios públicos cada año.
Y ya sabemos que acciones como las que se necesitan en este caso tienen un alto costo político, mayor aún en un país como el nuestro en donde se entronizó un clientelismo político de nefastas consecuencias.
Aun así, las medidas tendrán que tomarse.
Por otra parte, ¿puede pensarse que sea solidario un sector público que se va a huelga por más mejoras en sus salarios, a sabiendas de que gana mucho más que sus pares del sector privado?
Son los asalariados quienes en buena medida sostienen, con los impuestos que pagan, esos altos sueldos públicos.
Ya sabemos que estos no pueden evadir impuestos de ningún modo, puesto que los mismos les son rebajados de sus salarios.
No pasa lo mismo con algunas personas o empresas en el sector privado, que en ciertas circunstancias evaden impuestos.
La huelga de ayer, convocada para proteger los ingresos de los trabajadores públicos, como lo dijo una nota de este medio, tiene un fin “loable pero inviable”.
Los trabajadores del sector público, sin embargo, no pueden ser señalados hoy como los únicos responsables de estar recibiendo altos salarios que el Gobierno no tiene cómo pagar.
El mismo grado de responsabilidad tienen los máximos jerarcas que, en su oportunidad, firmaron acuerdos para otorgarles una serie de pluses. Es la voluntad política la que mueve, en definitiva, las acciones en forma correcta, responsable, o todo lo contrario.
Es así como al actual y al futuro gobierno tocará corregir errores ajenos. Pero no habrá más remedio que hacerlo porque es una realidad inaceptable que al país le siga creciendo una deuda que nos llevaría directo a la situación ya vivida por otros países, como Grecia, por ejemplo.
Apelamos pues, al sentido de responsabilidad de los empleados públicos, que han anunciado una huelga para marzo.
 





© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.