Enviar
Sesiones fueron suspendidas hace unos tres meses
Partido de Morales y afines se unen para salvar Asamblea

La Paz
EFE
Diputados constituyentes del gobernante Movimiento al Socialismo (MAS) y fuerzas afines crearon un frente común en un intento de salvar la Asamblea encargada de elaborar la nueva Constitución de Bolivia, que en quince meses no aprobó ni un artículo.
La constituyente Loyola Guzmán, del MAS, el partido del presidente boliviano, Evo Morales, refirió la creación del llamado Frente Amplio de Asambleístas Patriotas, integrado por miembros de siete de las 16 fuerzas políticas con representación en dicha cámara.
Según Guzmán, la conformación de este bloque es una cuestión de "responsabilidad" con el pueblo boliviano orientada a intentar hallar una solución a la crisis de la Constituyente, cuyas sesiones se suspendieron hace casi tres meses.
La directiva del foro, a instancias del oficialismo, eliminó de su agenda a mediados de agosto pasado la propuesta de Sucre para volver a ser sede de los poderes del Estado, lo que desató una serie de protestas violentas en esa ciudad y obligó a la Constituyente a paralizar sus deliberaciones.
Sucre, sede del Poder Judicial y de la Asamblea, pretende recuperar la condición de capital efectiva que perdió en 1899 en una guerra civil contra La Paz, que alberga desde entonces el Gobierno y el Parlamento.
El viernes pasado, varios constituyentes del MAS y algunos periodistas fueron agredidos por los universitarios movilizados en defensa de la demanda de Sucre, por lo que volvió a fracasar el intento de la directiva de reanudar el trabajo del foro.
Pese a que el oficialismo y los dirigentes de La Paz insisten en que la Asamblea debe ser trasladada a otra ciudad, el nuevo frente apuesta por mantener al foro en Sucre.
Así lo afirmó Guzmán al indicar que los integrantes del nuevo bloque van a reunirse hoy lunes también en Sucre, para elaborar propuestas que permitan garantizar la reanudación de las sesiones plenarias.
La Asamblea, instalada en agosto de 2006 por Morales para "refundar" Bolivia, tiene hasta el 14 de diciembre próximo para entregar la nueva Constitución, pero hasta ahora no ha aprobado ni una línea.
El Congreso ya amplió el mandato inicial de la Asamblea, de un año, ya que los 255 constituyentes no habían logrado consensuar ni un artículo.
Organizaciones campesinas afines a Morales anunciaron el sábado que se movilizarán en Sucre desde el próximo martes para respaldar la reanudación de las sesiones de la Constituyente.


Ver comentarios