Enviar
Miércoles 5 Septiembre, 2007

Para mejorar el gasto público


Es necesaria una mejor programación de los gastos públicos a efecto de que se enfoquen a productos finales y a resultados para los usuarios de los bienes y servicios y para la sociedad costarricense como un todo. Es pertinente tener presente lo que se establece en el Artículo 5 inciso b de la Ley de Administración Financiera de la República y Presupuestos Públicos: “La administración de los recursos financieros del sector público se orientará a los intereses generales de la sociedad, atendiendo los principios de economía, eficacia, y eficiencia…”.
Para lo anterior es fundamental utilizar el presupuesto por programas en todo su potencial. Asimismo, que los planes operativos institucionales sean la expresión en el corto plazo de los planes estratégicos institucionales y del Plan Nacional de Desarrollo.
Se debe contar con un presupuesto moderno sustentado en lo que se va a hacer, por lo que se fundamenta principalmente en la determinación de objetivos y metas y establece el criterio de administración por objetivos, al asociar los objetivos con las áreas funcionales y establecer los responsables de su cumplimiento. Esto establece que se deben elaborar planes anuales operativos o planes de trabajo, y el presupuesto como expresión financiera de la acción programada o de los planes anuales operativos.
Se debe tener presente que si se cuenta con un presupuesto moderno se tendrá una herramienta política y un instrumento de planificación y administración que ayude a mejorar el accionar institucional y a que se logren los objetivos y metas con eficiencia, eficacia, economicidad y calidad.
Lo anterior va a permitir una mejor programación del accionar de las entidades públicas y se deben establecer prioridades, utilizando diversos mecanismos como el “enfoque de proyectos”, que permita integrar las metas propuestas para el periodo respectivo mediante proyectos como servicio al cliente, capacitación, mejora en los servicios o productos y determinar cuáles son los diez o 20 proyectos fundamentales que agregan valor en el accionar institucional, a efecto de cumplir con los fines de la entidad y lograr la Misión y la Visión.
Es fundamental limitar el gasto administrativo y destinar una mayor proporción de recursos a los programas sustantivos de la entidad, es decir donde se producen los bienes y servicios finales como la consulta externa en la CCSS, captación y colocación de recursos en los bancos, docencia e investigación en las universidades. Lo anterior aunado a destinar más erogaciones a realizar inversiones o gastos de capital.
Se debe tomar amplia conciencia de que el Plan Presupuesto no es un requisito legal, sino una herramienta de planificación y administración para mejorar el accionar del sector público costarricense en aras de resultados concretos para la sociedad.

Lic. Bernal Monge Pacheco
Consultor externo