Enviar

Costa Rica tiene todas las condiciones para avanzar, pero debe asegurarse de que sea por buen rumbo y no seguir tropezando con las mismas piedras


Para avanzar a buen ritmo

Con buenos proyectos estancados como tiene, este país necesita, para seguir adelante a buen ritmo, deshacerse de malas prácticas instaladas en su administración en las últimas décadas, lo cual además equilibraría su situación fiscal.
Lo hemos dicho en otras oportunidades. Dinero hay en las arcas del Estado, pero la mala gestión y en otros casos la pérdida del buen rumbo llegaron a generar un profundo descontento y una lógica desconfianza en gran parte de la población.
Mal manejo del dinero público, clientelismo político, falta de transparencia en las transacciones público-privadas, contratos con condiciones inconvenientes cuando pudieron haber sido buenas, entre muchas otras, son un lastre del cual es necesario deshacerse.
El paso correcto, que sería reconocer todo esto y poner en evidencia la voluntad de cambiarlo, no se ha dado aún.
Esto dificulta el inicio y buen funcionamiento de proyectos importantes.
Dos casos muy distintos pero ambos estancados, son la nueva terminal de contenedores de APM y el Sistema de Banca para el Desarrollo.
Durante décadas se permitió, con el visto bueno de los jerarcas de turno, la entronización de una serie de beneficios que otros empleados públicos o privados no tienen, a los trabajadores del puerto de Limón.
En vez de esto, la acción acertada debió ser mejorar las condiciones de vida de los limonenses en general. Sacar adelante a la provincia, no solo prometerlo en campañas políticas.
Si esa hubiera sido la realidad, hoy probablemente no existiría la oposición de los muelleros de Limón al proyecto de APM Terminals y solo habría que definir las acciones para garantizar la mínima afectación al ambiente y los costos.
Por otro lado, el reclamo de muchos sectores de la población por no haber podido aprovechar la apertura comercial del país, también se origina en políticas equivocadas o inexistentes.
Ni se preparó adecuadamente a las pymes, principales fuentes de empleo, ni funcionó nunca como debería un Sistema de Banca para el Desarrollo creado hace ya muchos años.
Este último, espera aún que se resuelvan diferencias en el Congreso para la aprobación de reformas que necesita su ley de creación, y ver si finalmente ese sistema arranca con una buena operación, algo que pudo ser así desde el inicio.
Un país no puede avanzar de este modo. Esta forma de administrarlo generó importante molestia que fue puesta en evidencia en las elecciones del 2 de febrero.
Costa Rica tiene todas las condiciones para avanzar, pero debe asegurarse de que sea por buen rumbo y no seguir tropezando con las mismas piedras.

Ver comentarios