Enviar
Existen 60 investigaciones por daños al ambiente en la zona
Osa en riesgo acelerado
Permisos de construcción solicitados durante el primer semestre ascendieron a 87 mil metros cuadrados

La riqueza biológica y la exuberancia de la flora de Osa no solo atraen a los turistas como moscas a la miel sino también a los desarrolladores, quienes durante el primer semestre de este año tramitaron permisos para construir más de 87 mil metros cuadrados en esa zona.
La alta efervescencia de desarrollos que se pretende erigir en Osa pone este tesoro nacional en peligro, debido al acelerado crecimiento y a las construcciones ilegales en ese sitio privilegiado del sur del país, advirtió el Tribunal Ambiental Administrativo (TAA).
Cambio de uso de suelo y tala de bosques, invasiones de zonas de protección, proyectos desarrollados en zonas de recarga acuífera con su consecuente efecto en los cuerpos de agua, corte de corredores biológicos y humedales drenados, son algunos de los graves señalamientos que hacen las autoridades ambientales en un informe que detalle la apertura de 60 expedientes en esa región, producto de cuatro barridas ambientales desde 2008.
“Hemos determinado que hay un proceso muy rápido de degradación ambiental por los desarrollos inmobiliarios y complejos hoteleros que se están instalando en la zona. Son muchos, y por eso hemos tenido que intervenir fuertemente”, comentó José Lino Chaves, presidente del TAA.
Actualmente existen proyectos en trámite que suman unas 300 hectáreas, lo que a criterio de Chaves es una estrangulamiento para la naturaleza y una fuerte amenaza al corredor biológico de la Fila Costeña, el cual está desapareciendo.
“Sin duda alguna, podríamos decir que Osa es una de las zonas con más peligro y degradación del país, es un tesoro en grave peligro”, alertó la autoridad ambientalista.
Las barridas ambientales, son giras de campo de cuatro días en las cuales el TAA verifica denuncias puntuales, por lo que el número de 60 expedientes abiertos podría quedarse corto en relación con la verdadera realidad del lugar, afirma Chaves.
Las últimas dos inspecciones se realizaron en diciembre del año pasado y en marzo de 2010 y como producto de esas dos barridas se abrieron 26 casos nuevos.
Durante el primer semestre de este año en Osa se tramitaron permisos para la construcción de 87 mil metros cuadrados, cifra que supera las solicitudes conjuntas de Corredores, Buenos Aires, Coto Brus y Golfito, distritos que también pertenecen a la Región Brunca, destacó el Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos.
Asimismo, se alcanzó el mismo nivel de construcción de 2008, pues el año anterior se desplomó a tan solo 21 mil metros cuadrados, producto de la crisis internacional.
Sobre este tema, expertos lamentan que el esfuerzo de recuperación de la zona que se inició después de los años 80, cuando los bosques se talaron para producir madera, y alimentar el ganado para la producción de carne, podría verse afectado por el desarrollo inmobiliario.
“Las investigaciones que ha abierto el Tribunal Ambiental son tan solo la punta del iceberg. Los proyectos que se desarrollan no son tan grandes como los que se construyen en Guanacaste, pero son tantos que van fraccionando el área poco a poco. Por otra parte, la mayoría de las casas violentan la zona marítimo terrestre y a pesar de que a las municipalidades se les han inyectado recursos, no han respondido como deberían”, dijo Carlos Manuel Rodríguez, ex ministro de Ambiente.
La falta de recursos para patrullar toda el región, es uno de las limitaciones para resguardar el patrimonio nacional, según Etilma Morales, directora del Area de conservación de Osa, quien destacó que el problema está concentrado en la Fila Costeña.

Esteban Arrieta
[email protected]
Ver comentarios