Opositores destrozan a Netanyahu en Israel tras revés en ONU
El Gobierno teme más medidas internacionales para imponer condiciones de paz a las que se opone Israel. Bloomberg/La República
Enviar

Los críticos del primer ministro Benjamin Netanyahu en Israel están expresándose con fuerza a medida que empieza a sentirse el impacto de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que condena los asentamientos israelíes.

El Gobierno teme más medidas internacionales para imponer condiciones de paz a las que se opone Israel.

Tras concentrarse en un principio en condenar lo que la mayoría de los políticos israelíes interpretaron como un ataque hostil, este lunes la oposición le echó la culpa a Netanyahu por perjudicar la posición del país y criticó su respuesta a la Resolución 2334.



“El primer ministro se jactaba de nuestras relaciones exteriores, y ahora está en marcha un colapso total de la política exterior israelí”, dijo este lunes Yitzhak Herzog, copresidente del partido opositor más grande de Israel, en la inauguración de la facción Unión Sionista. Herzog llamó a Yair Lapid, líder del partido opositor Yesh Atid, y al ministro de Finanzas Moshe Kahlon, cuyo partido, Kulanu, integra la coalición gobernante, a unírsele y “frenar a Netanyahu antes de que sea demasiado tarde”.

El domingo, Israel convocó a los representantes de los países miembros del Consejo de Seguridad y ordenó al Ministerio de Asuntos Exteriores reducir los vínculos de trabajo con los países que votaron la Resolución 2334, que exige a Israel detener la construcción en todas las áreas que capturó en la Guerra de los Seis Días de 1967 y describe a Cisjordania y Jerusalén Oriental como territorios palestinos ocupados. Un día antes, Netanyahu retiró a los embajadores israelíes en Nueva Zelanda y Senegal, dos de los cuatro auspiciantes de la resolución, cerró los programas de ayuda a Senegal y prometió recortar 30 millones de shekels $7,9 millones en financiamiento israelí a las instituciones de la ONU.

Relación Tensa

En los días posteriores a la votación, Netanyahu criticó duramente al presidente estadounidense, Barack Obama, con quien tuvo una mala relación, y dijo que su administración impulsó la resolución detrás de cámaras y violó un compromiso de larga data para impedir que la ONU imponga condiciones a Israel en su conflicto con los palestinos. La decisión estadounidense de abstenerse en vez de vetar la resolución permitió que se aprobara.

Ahora, la inquietud pasó a ser la posibilidad de que la resolución no sea la última incursión de Obama en la región. Según un alto funcionario israelí, que habló bajo la condición de permanecer en el anonimato porque el tema es delicado, el Gobierno teme que en una conferencia de ministros de Asuntos Exteriores que se celebrará el 15 de enero en París se redacten parámetros para resolver el conflicto con los palestinos de una manera considerada desfavorable por Israel y que se trate de imponerla en el Consejo de Seguridad antes que Obama deje el cargo, cinco días más tarde.

Los líderes palestinos recibieron bien la aprobación de la medida. La oficina del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, dijo que constituye “un gran golpe” para la política israelí y un apoyo internacional unánime a la solución de los dos Estados.

Hamas, que gobierna la Franja de Gaza, y la Jihad Islámica Palestina también elogiaron la votación.

Según los términos de los acuerdos que dirigen las iniciativas por la paz entre israelíes y palestinos desde hace más de dos décadas, las fronteras y los asentamientos son problemas que ambos lados deben negociar en un acuerdo de paz final. Israel dice que la votación en la ONU convencerá a los palestinos de que pueden obtener lo que quieren sin tener que negociar y los volverá más intransigentes.

Por otro lado, los líderes palestinos le echan la culpa a Israel por el colapso de las negociaciones por la paz anteriores.


Ver comentarios