Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



GLOBAL


Operación militar despierta rechazo

Redacción La República [email protected] | Miércoles 23 marzo, 2011



Operación militar despierta rechazo
La operación militar desarrollada en Libia por una coalición internacional que tiene como cabezas a EE.UU., Francia y el Reino Unido despierta más rechazos que simpatías entre los Gobiernos de América Latina, tradicionalmente defensores de la no injerencia y la autodeterminación sin importar su ideología.
Argentina, Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua, Paraguay, Uruguay y Venezuela han criticado abiertamente la operación bautizada como “Odissey Dawn”, Colombia, Chile, México, Panamá y Perú la defienden con mayor o menor vigor, Brasil ha adoptado una postura intermedia, como Costa Rica y Honduras, y el resto no se ha pronunciado.
La operación está respaldada por una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, la 1.973, aprobada este mes con diez votos a favor, uno de ellos de Colombia, y cinco abstenciones, entre ellas la de Brasil.
Aunque los Gobiernos costarricenses se rigen por un principio de neutralidad perpetua, la Cancillería ha dicho que Costa Rica se suma a “las acciones para la protección de la población civil en Libia y condena la brutal agresión del régimen dictatorial de Gadafi contra su propio pueblo”.
Por otra parte, para el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, con esa decisión el Consejo de Seguridad muestra que es una “tiranía” y una “dictadura” y deja en evidencia que la ONU debe “democratizarse”.
En declaraciones publicadas ayer, Ortega calificó de “matones” a los implicados en una acción que a su juicio tiene como propósito “asesinar” a su “hermano” Muamar el Gadafi, a pesar de que el líder libio, según él, “está dispuesto al diálogo”.
El presidente de EE.UU., Barack Obama, no se salva de las críticas de Ortega, que señala el hecho de que él vaya ofreciendo cooperación y una alianza entre iguales durante su actual periplo por América Latina, mientras sus fuerzas militares “aterrorizan a todo un pueblo, a toda una región”.
Legisladores estadounidenses de ambos partidos expresan una creciente preocupación ante lo que consideran la falta de un plan claro por parte del presidente Obama para el uso de la fuerza militar en Libia, una misión que los escépticos temen que pueda prolongarse indefinidamente si no hay una estrategia de retirada mejor establecida.
Obama, es junto al Consejo de Seguridad el principal blanco de las críticas a los ataques aéreos contra objetivos en Libia.

Redacción Internacional
EFE