Enviar
Lunes 3 Enero, 2011

OEA y Parlacen sin autoridad

La Organización de Estados Americanos (OEA) ha asumido desde su constitución, en 1948, la prevención y resolución de conflictos como una de sus tareas centrales. No obstante las condiciones han variado sustantivamente desde la fecha de creación hasta hoy por la presencia de nuevas amenazas como el terrorismo, tráfico de armas y crimen organizado.
Lo que supone que el Organismo de Estados Americanos, entró en crisis debido a la imposibilidad de generar acciones oportunas, para comprometer al gobierno de Nicaragua a retirar las tropas atrincheradas en Isla Calero, ubicado en territorio costarricense, que según Daniel Ortega es tierra nicaragüense y su lucha es contra el narcotráfico.
El gobierno de Costa Rica, por medio de René Castro, quien es el Ministro de Relaciones Exteriores, ha tocado las puertas de la OEA en procura de resolver el problema suscitado, de invasión de tierras y agresión a la soberanía costarricense, por parte del gobierno de Daniel Ortega.
Costa Rica ha acudido a esa instancia, porque nuestro pueblo rechaza la violencia y la guerra en cualquier circunstancia y esta claro que los principales objetivos de la OEA, según sus estatutos, son: 1) consolidar la paz y la seguridad en el continente; 2) promover y consolidar las democracias representativas, respetando las políticas de no intervención; 3) prevenir posibles causas de dificultades y asegurar el arreglo pacífico de las disputas que pudieran surgir entre los países miembros; 4) lograr llegar a un acuerdo entre los países en caso de agresión; 5) buscar la solución de los posibles problemas políticos, jurídicos y económicos que pudieran surgir entre ellos; 6) promover, a través de una cooperación activa, su desarrollo económico, social y cultural, y 7) lograr que efectivamente se limite la adquisición de armas convencionales, para destinar recursos al desarrollo económico y social de los países miembros. Sin duda alguna la OEA está basada en su inequívoco compromiso con la democracia.
No obstante, Costa Rica no ha acudido al Parlamento Centroamericano porque no es miembro, además de que esta entidad no ha trascendido en la región y se ha convertido más bien en una élite, con elevados costos de mantenimiento, que en poco o nada ha beneficiado a sus países miembros que al día de hoy mantienen altos indicadores sociales de pobreza.
Para el Parlacen, esta es su oportunidad de pronunciarse y ejercer un verdadero liderazgo eficaz y democrático, que coadyuve a la construcción gradual y progresiva de los países centroamericanos, conformando una sociedad justa, solidaria, que garantice la paz y el respeto a los derechos humanos, de acuerdo a su visión.
Finalmente, la paz no puede ser entendida como simple ausencia de guerra. La paz es un concepto eminentemente positivo, que implica un inmenso esfuerzo de respeto mutuo, de comprensión compartida, de cooperación leal, por el que los hombres y los pueblos aprenden a desarrollarse juntos

Luis Fernando Allen Forbes
Director Ejecutivo
Asociación Salvemos El Río Pacuare