OCDE critica a gobiernos por caer en trampa de bajo crecimiento
Los países ricos son los principales responsables de no conseguir reanimar la demanda y de no reestructurar sus economías tras la crisis financiera de 2008. Shutterstock/La República.
Enviar

 La economía mundial está cayendo en su propia “trampa de bajo crecimiento” ya que los riesgos de la política monetaria expansiva crean más problemas que ventajas, según ha advertido la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).
En una editorial publicada en su informe sobre las previsiones económicas, la OCDE ha dicho que los países ricos son los principales responsables de no conseguir reanimar la demanda y de no reestructurar sus economías tras la crisis financiera de 2008.
Según el grupo con sede en París, que asesora a sus 34 países miembros, los gobiernos han dejado una carga excesiva a los bancos centrales para impulsar el crecimiento. Tras rebajar los tipos de interés a territorio negativo e inyectar dinero en las economías mediante programas de compra de activos, los bancos centrales están empezando a ver una caída de los rendimientos y las medidas introducidas incluso podrían incrementar la volatilidad en los mercados financieros.
“En general es una perspectiva bastante mediocre, bastante desalentadora”, dijo Ángel Gurría, secretario General de la OCDE en una entrevista con Bloomberg Television en París antes de la publicación del informe. “El comercio crece entre un 2 y un 3% pero debería estar creciendo un 7%”.
Los comentarios subrayan la debilidad del crecimiento por los problemas de muchos mercados emergentes ante la caída de los precios de las materias primas y por las dificultades de economías ricas como Europa y Estados Unidos para volver al tipo de desempeño que solían tener antes de la crisis financiera mundial de 2008.
“La política monetaria ha sido la principal herramienta, usada en forma exclusiva durante demasiado tiempo”, dijo Catherine Mann, economista principal de la OCDE en el informe semestral publicado el miércoles. “Al intentar impulsar el crecimiento económico de forma aislada, con poca ayuda de políticas fiscales o estructurales, la balanza de ventajas-riesgos se está inclinando”.
Mann también dijo que “se están dando ciclos de retroalimentación negativos”. La falta de demanda, la incertidumbre mundial y el lento avance en las reformas están frenando las inversiones mientras que el crecimiento del comercio continúa siendo débil, dijo.
“La política monetaria no puede reactivar el crecimiento a corto y largo plazo por sí misma y las distorsiones están aumentando”, dijo la OCDE. Los tipos de interés ultra bajos y negativos han afectado el rendimiento de los bancos y creado tensiones financieras en los fondos de jubilación y aseguradoras. Además, la política monetaria es cada vez “menos potente” para estimular el consumo, dijo.
La recuperación mundial podría frenarse este año, con un crecimiento de la producción del 3%. Ese pronóstico se mantuvo sin cambio frente a la estimación de la organización del 18 de febrero e igualaría el ritmo de 2015. La expansión debería acelerarse al 3,3% el próximo año, dijo la OCDE.
“Hay que implementar más políticas fiscales que puedan aprovechar el clima generado por la política monetaria”, dijo Mann en la introducción del informe. “En la actualidad, los gobiernos pueden asegurar unos tipos de interés muy bajos para unos vencimientos a muy largo plazo con lo que pueden abrir de forma efectiva el espacio fiscal”.
El mensaje de la OCDE se hace eco, Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, aboga desde hace tiempo por más medidas de estímulo al crecimiento por parte de los gobiernos. Tras la reunión de abril del BCE, Draghi dijo que “para aprovechar al máximo los resultados de la política monetaria otras áreas políticas deben contribuir de forma mucho más decisiva”.

 

 



Ver comentarios