Obama busca evitar nueva burbuja
Enviar

Obama busca evitar nueva burbuja

201308212212100.b.jpg
Barack Obama habló cuatro veces en cinco días de la necesidad de evitar lo que denominó “burbujas artificiales”. Bloomberg/La República
El presidente Barack Obama, que asumió su cargo en medio del estallido de la última burbuja financiera, quiere asegurarse de que su recuperación económica no genere la próxima.
Este mes, Obama habló cuatro veces en cinco días de la necesidad de evitar lo que denominó “burbujas artificiales”, incluso en una economía que está creciendo a un ritmo de sólo el 1,7% y en la que el empleo y el uso de la capacidad instalada siguen por debajo de los máximos anteriores a la recesión.

“Debemos dar vuelta la página con respecto a la mentalidad de auge y caída que dio lugar a este desastre”, dijo en su alocución semanal por radio del 10 de agosto.
Las advertencias de Obama ponen de relieve el peligro de que se olviden las lecciones de la crisis financiera -generada por un aumento especulativo de los valores de los activos-, se amplíe la brecha de ingresos y se debilite una recuperación amplia.
“Evidentemente, esta es una preocupación creciente del gobierno y de la Fed”, señaló Adam Posen, ex miembro del comité de política monetaria del Banco de Inglaterra.
Aunque a los economistas les preocupa más el crecimiento inadecuado, hay motivos para estar atentos. Gracias a los bajos costos de endeudamiento, las compañías estadounidenses emitieron $241 mil  millones de bonos basura este año, más del doble que durante el mismo período de 2007; la utilización del dinero tomado en préstamo por los inversores para comprar acciones se incrementó aproximadamente un tercio en el último año hasta casi llegar a un récord y los precios de las viviendas están subiendo en zonas como Las Vegas y Phoenix.
Las acciones estadounidenses también están cerca de máximos récord, en tanto el Índice Standard Poor's 500 se elevó 16% en lo que va del año.
Eso podría explicar por qué, seis años después de que la crisis inmobiliaria diera lugar a la peor recesión desde los años 30 e hiciera desaparecer $16 billones de patrimonio de los hogares, los recordatorios de la burbuja se multiplican en los discursos de Obama.
“Es una preocupación legítima desde un punto de vista económico”, sostiene Roberto Perli, socio de Cornerstone Macro, firma de investigación económica de Washington, y ex funcionario de la Fed. “Pero no creo que esté motivada por la idea de que existe un riesgo inminente”.
La recuperación estadounidense, que supera a las de Europa y Japón, creó 6,7 millones de puestos de trabajo desde febrero de 2010.
Las solicitudes de subsidio por desempleo la semana pasada se redujeron al nivel más bajo en casi seis años. Y, tras un frenesí de toma de préstamos de dos décadas, los hogares han achicado su carga de deuda a los niveles de mediados de los años 80.


Bloomberg


Ver comentarios