Enviar
Obama y Clinton se ven las caras en Misisipi

Empatados y exhaustos, demócratas iniciarán tras estas primarias un descanso de seis semanas

Washington
EFE

Barack Obama y Hillary Clinton afrontan hoy en Misisipi las últimas primarias antes de una larga pausa de seis semanas, en la que el Partido Demócrata deberá buscar una salida al estancamiento que vive la selección de su candidato.
Obama, que ayer participó en varios actos electorales en Misisipi, parte como favorito en las primarias de hoy, lo que le permitirá consolidar el nuevo impulso en su campaña tras haber ganado el sábado en los caucus de Wyoming.
Clinton, que ya hizo camp
aña la semana pasada en Misisipi, ha preferido dedicarse esta semana a Pensilvania, el último gran estado en liza y que celebrará primarias dentro de seis semanas.
Ningún experto político de la historia reciente recuerda una pausa tan extensa en un proceso de primarias, lo que puede ser especialmente dañino en una campaña tan intensa y reñida como la actual, donde los medios digitales, los blogs, la televisión y los medios tradicionales necesitan información fresca al minuto.
“Nunca antes hemos pasado por ahí. Es un territorio desconocido”, afirmó John Brabender, un estratega electoral, a la revista “The Político”.
Pero la principal preocupación del partido es la situación de estancamiento que vive la selección de un candidato, y que no se resolverá tras las primarias de hoy en Misisipi, en las que hay en juego sólo 33 delegados.
Tampoco parece que vaya a cambiar la situación tras las primarias de Pensilvania el 22 de abril, en las que se otorgará un numero mayor de delegados, 158, y donde las encuestas apuntan como ganadora a Clinton.
Según el último recuento de CNN, Obama tiene 1.527 delegados y Hillary 1.428. Para obtener la candidatura, son necesarios 2.025 delegados.
A estas alturas de la precampaña, y debido a lo reñido de la contienda, todo parece indicar que la búsqueda de un candidato no se resolverá tampoco en las cinco citas que quedan entre mayo y junio.
Ello podría dejar la decisión en manos de los alrededor de 800 “superdelegados”, algo que quieren evitar los responsables de
l Partido Demócrata, que durante estos días se devanan los sesos para buscar una salida a esta situación.
Una opción sería repetir las primarias en Michigan y en Florida, dos estados que adelantaron a enero sus primarias sin contar con la autorización del Partido Demócrata, que los castigó a no enviar ningún delegado a la Convención de agosto.
No obstante, ahora parece que los delegados de estos dos Estados serían necesarios para deshacer el empate, por lo que han surgido voces en el partido que reclaman una repetición de las primarias.
El Estado de Florida, según dijo su Gobernador, el republicano Charlie Crist, quiere que se oiga su voz y que se repitan las primarias, pero no está dispuesto a correr con el gasto de $25 millones que podría costar este proceso.
El Partido Demócrata, como ha dicho su presidente, Howard Dean, tampoco quiere gastar en estas primarias un dinero que está destinado a financiar la lucha contra el candidato republicano.
La repetición de estos comicios podría favorecer a Hillary Clinton, que ve una oportunidad de oro para acortar distancias con Obama, puesto que en los dos estados habrá en juego un total de 313 delegados.
Clinton ganó ampliamente en estos dos estados, y aunque Obama no presentó papeleta en Míchigan, sí lo hizo en Florida, donde fue superado por la ex primera dama.
Ver comentarios