Enviar
Obama multilateralista

La elección de Barack Obama como próximo presidente de Estados Unidos tendrá sin duda una fuerte repercusión para todo el mundo.

Este demócrata de 47 años que hasta hace unos ocho era casi desconocido en el mundo de la política, llega a la Casa Blanca con un apoyo muy grande y enarbolando la bandera del cambio, un fuerte clamor de la sociedad norteamericana que él no dejó de escuchar y a la cual había hecho oídos sordos el presidente Bush, quien continuó con su política de considerar necesaria la guerra, como en el caso de Irak, hasta llevar la potencia del Norte a la situación actual.

Obama no solo obtuvo 349 votos electorales contra 162 del candidato republicano John McCain, sino que motivó a la población estadounidense para que se volcara a las urnas alcanzando aparentemente niveles récord de participación en todo el país, aun cuando no se tienen a la fecha cifras oficiales al respecto. Esto pareciera una prueba también de cuánto deseaba un cambio esa población, que decidió tomar la situación en sus manos y salir a votar por quien será el presidente número 44 de Estados Unidos.

En ese sentido, la comunidad latina en Estados Unidos acudió también masivamente a la votación tras una campaña en la que la reforma migratoria quedó en un segundo plano.

Las acciones del nuevo mandatario, así como impactarán en el resto del mundo tendrán también repercusión en Costa Rica. Podrían significar nuevas reglas comerciales, especialmente si no se aprueban las leyes de implementación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos antes de que expire la segunda prórroga, el 31 de diciembre.

La posición de Obama con respecto a la migración de puestos laborales fuera de su país, podría eventualmente incidir en la Inversión Extranjera Directa en el nuestro.

Asimismo, medidas de flexibilización en el país del Norte a las restricciones de viajes a Cuba, podrían ser, a largo plazo, una merma en alguna medida del flujo de turistas que recibimos de ese país. Al respecto, sería positiva sin duda la estrategia ya iniciada en Costa Rica para diversificar la procedencia de quienes nos visitan como turistas.

El nuevo presidente, quien imprimiría un sello más multilateralista a la política exterior de Washington, pareciera que prefiere enfrentar los problemas del planeta junto con los demás países, de modo que en ese ámbito, también habría cambio.
Ver comentarios