“El programa genera no solo atención inmediata sino que funciona como control de ausentismo, una gran cantidad de chicos fingen dolencias con tal de irse y no hay un filtro legal en las instituciones educativas”, afirmó Alberto Argüello, director de Dr. School. Gerson Vargas/La República
Enviar

Contar con un profesional en salud en el centro educativo no solo le ayudará a atender una emergencia, sino que traerá beneficios como el control y reducción de propagación de enfermedades virales y la disminución del ausentismo.

De eso se trata Dr. School, el programa que coloca consultorios médicos y profesionales en salud para que estén disponibles durante el horario lectivo.
“A diferencia de otros servicios, como lo hacen ciertas empresas que llaman ambulancias cuando sucede algo, el médico está presente durante todo el horario lectivo. En caso de una emergencia, se evalúa al estudiante y se resuelve si requiere otro nivel de atención, se coordina con los padres o se llama una ambulancia en donde el médico lo acompañará”, detalló Alberto Argüello, director de Dr. School.
De esta manera, el médico puede atender enfermedades respiratorias, dolores de cabeza y estómago o accidentes menores como: raspones, golpes, suturar heridas o nebulizar pacientes asmáticos.
O casos más complejos como desmayos, descompensaciones por diabetes, convulsiones o complicaciones cardiacas. También detectará a tiempo pacientes con bulimia o anorexia.
Además, el médico sirve de “filtro” para evitar los casos en que se fingen enfermedades y con esto se reduce el ausentismo.
Para ello, se habilita un consultorio con el aval del Ministerio de Salud, el cual cuenta con equipo básico de primeros auxilios y uno de nebulización, kit de medicamentos y de primera necesidad. También proporciona un expediente clínico electrónico.
Esto se autofinancia entre toda la población estudiantil; es decir, el costo del médico, el de la enfermera (en caso de que el centro educativo posea más de 500 estudiantes) y la instalación de equipo básico y medicamentos.

Una consulta normal en un centro privado puede rondar los ¢22 mil. Sin embargo, con este sistema el estudiante paga unos $10 mensuales y puede acudir cuantas veces requiera.
Además, el médico atiende a personal docente y administrativo, que indicará cuándo este requiere una incapacidad e incluso puede realizar valoraciones prelaborales.
Esta atención puede ser extensiva a padres de familia; pero eso dependerá de las negociaciones de cada centro educativo.

Proceso de expansión

Dr. School inició en San Carlos y ahora busca expandirse en unos diez centros educativos de la Gran Área Metropolitana. Para esto recluta médicos con al menos dos años de experiencia y que sean bilingües.

Año     Centro educativo
2009    Instituto Agropecuario
2016    Carmen Lyra School
2017    GAM

Más información: [email protected]

Ver comentarios