Enviar
• Banco central “aprieta tuercas” con nueva tasa de política monetaria
Nuevas reglas marcan ruta económica nacional
• Baja en tasas ahuyentaría capitales especulativos

La semana pasada el Banco Central inició más fuertemente con la implementación de acciones concretas para demarcar la carretera por donde se moverá la economía nacional y las reglas que el mercado debe seguir, reduciendo la incertidumbre y siendo proactivo en el control de la cantidad y precio del dinero en la economía.
Ente lo más destacado está el cambio en la definición de la tasa de política monetaria (TPM), precisada en un 5%, con dos valores límite, uno para los créditos a los bancos (un 6% máximo) y otro para los depósitos de las entidades financieras (un 4% mínimo), con la meta de controlar el valor y la cantidad de los colones en el mercado.
Esta decisión empujaría el resto de las tasas de interés de la economía (para préstamos e inversiones en colones) a seguir el camino fijado por el Central y, durante la primera semana, así fue.
“La nueva estrategia de control monetario permitirá reducir la volatilidad de las tasas de interés de muy corto plazo. En concreto, se tendrán dos efectos fundamentales: menores tasas de interés desincentivarán el ingreso especulativo de capitales del extranjero, al hacerse menos atractivas las inversiones en colones, y un aumento en la liquidez en la economía que permitirá reactivar un poco más el crédito al sector privado”, dijo Carlos Gómez, analista bursátil de Improsa.
Esta estrategia está acompañada de nuevas subastas intradía, que se harán en el mercado de liquidez (MIL), donde el Banco Central podrá recoger liquidez o inyectar dinero a la economía diariamente mediante estas “minisubastas”, cuya duración será de minutos y cuyo monto y hora será anunciado el mismo día por el Central.
Algunos economistas concuerdan con el camino que está trazando el Central.
“Esperamos que los afinamientos a los mecanismos de transmisión monetaria que se anunciaron mejoren la efectividad del accionar del Banco Central para influir sobre la liquidez en la economía y alcanzar sus objetivos de inflación” dijo Alberto Franco, economista de Ecoanálisis.
También señalan que estas acciones tienen efectos en otras rutas, como el mercado cambiario, ya que al desalentar el capital especulativo se podría aumentar el precio del dólar.
“Con estas acciones se podría reducir el efecto distorsionador que han tenido las inversiones de tipo especulativo sobre el tipo de cambio en el último año y medio y, por lo tanto, detener las compras de dólares que hace en el mercado mayorista el BCCR para defender la banda inferior y con ello tener un poco de devaluación”, dijo Gómez.
Esto también se vio durante la semana pasada, cuando la divisa se mantuvo despegada del piso de la banda a un promedio de venta en ventanilla de ¢513.
Vale la pena destacar que existen proyecciones de diversas firmas como Morgan Stanley que tantearon desde el inicio de 2011 un alza en el precio del dólar con respecto al colón. El tipo de cambio que se especuló supera los ¢520 por dólar.
Si bien es cierto, como se ha aconsejado en INVERSIONISTA, se pueden aprovechar las “ventanas” donde el precio de la divisa sube o baja, según su conveniencia; el que el precio de la divisa se haya despegado de la banda agrega incertidumbre, ya no solo a exportadores, sino a importadores, donde la planificación y los instrumentos de cobertura juegan un papel importante.
Otra de las acciones tomadas, como la baja de las tasas pagadas por los depósitos “Over night” a los bancos y las del instrumento de inversión al público Central Directo, refuerzan el hacer el colón menos atractivo para invertir y contribuye con la reactivación de la economía al hacerlo más interesante como moneda para contratar un crédito.
En resumen, entre los cambios realizados para controlar la inflación se encuentran: entrada en funcionamiento del MIL, cambios en la normativa para el control del encaje mínimo legal y el esquema de intervención del BCCR en el MIL. Además el funcionamiento de un corredor de tasas de interés conformado por las tasas de las facilidades permanentes de crédito y depósito a un día plazo en el MIL y la introducción de instrumentos de captación a siete y 14 días mediante subastas en el MIL.
“Estas medidas tomadas por el Central en resguardo de la inflación y de las reservas monetarias mantendrán la economía equilibrada. No debemos perder de vista que todavía la economía local no da signos ciertos de recuperación, esto se evidencia en el Índice de Confianza del Consumidor de mayo pasado, donde los jefes de hogar reportaron un mayor pesimismo con respecto al mes anterior respecto a sus expectativas de consumo”, dijo Juan Manuel Tirado, analista de GWM Group.
Y según los economistas, ¿qué pueden esperar los inversionistas? Que el Banco Central siga firme en medidas de control de la inflación, que unidas con las ya tomadas anteriormente como el encaje a préstamos del exterior puedan equilibrar la economía.
“El central está monitoreando lo que sucede afuera y tomando acciones. Hace bien en cuidarse de un contagio”, dijo Tirado refiriéndose a la situación concreta de Estados Unidos.



Carolina Acuña
[email protected]



Ver comentarios