Luis Alberto Muñoz

Luis Alberto Muñoz

Enviar
Sábado 10 Noviembre, 2007

Nueva letra para himno

Luis Muñoz
[email protected]

Al fin el clamor de muchos españoles fue escuchado. En especial deportistas, que tuvieron que rendir tributo a su bandera, con una sonrisa o con la boca cerrada, mientras las notas de su himno nacional eran entonadas.

La noticia: empezó el proceso para incorporar letra al himno español.

Este cometido llama la atención, seis personas fueron escogidas para elegir una letra entre miles de propuestas que se han enviado.

El objetivo: seleccionar una que sea neutral y que refleje la actualidad.

Esta es sin dudas la parte más complicada, “reflejar la actualidad”, más considerando que la música corresponde a antiguas marchas militares cuyas primeras menciones parecen ser de 1761.

Lo anterior hace pensar si, por ejemplo, la letra del himno de Costa Rica cumple hoy con ese cometido de ser actual.

Es posible que con los feroces vientos de cambio y los nuevos órdenes en el mundo, la letra del símbolo nacional refleje más realidades de otras épocas cercanas a la fecha de su creación.

Así entonces cuando se menciona “bajo el límpido azul de tu cielo”, es fácil despertar y caer en cuenta de que la contaminación vehicular e industrial ha convertido ese cielo en algo más de color marrón.

“Blanca y pura descansa la paz”, la triste situación contrasta, de manera tal, que hoy debido a la inseguridad ciudadana, las casas son prisiones mientras los hampones descansan. La violencia de la sociedad costarricense se manifiesta en las calles en accidentes y muerte, en un país de paz.

De igual forma la estrofa que exalta la estima y el honor, el trabajo de fecunda labor, de labriegos sencillos, contrasta con la plenitud de actos de corrupción, de los funcionarios públicos y privados, pero en especial los primeros que con mayor sentido deberían hacer respetar estos valores.

Similar a España hoy, el himno costarricense fue sometido a un concurso en 1903 para determinar su letra, cuyo propósito era que reflejara la idea de ser costarricense. Sin embargo, anteriormente a esta fecha ya se habían utilizado otras letras, que para criterio de los antecesores debían ser renovadas o actualizadas.

La versión de José María Zeledón no fue oficializada hasta en 1949 por la junta de gobierno de José Figueres, luego de la revolución.

Es posible que la idea de renovar las estrofas del himno no sea tan distante.

Costa Rica sin dudas cambió, para bien o para mal.