Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 15 Agosto, 2016

Girardi se sacrificó por Jeter; jamás por A-Rod

Conocidos los entretelones de cómo terminó la ficticia luna de miel entre los Yankees de Nueva York y Alex Rodríguez, Jorge Morejón escribió el siguiente análisis.
“Alex Rodríguez parece no darse cuenta de cuál es su realidad. El pelotero que jugó su último partido con los Yankees el viernes anterior, dijo sentirse decepcionado al no ver su nombre en la alineación cuando el martes de esa semana se inició la serie ante Boston en Fenway Park.


La manera en que el equipo lo forzó a hacer las cosas significa que es persona non grata en la organización, que ahora está cobrando venganza por las tantas demandas que presentó durante el proceso de su suspensión por el uso de sustancias prohibidas.
Que se conforme con irse con los millones que le deben de lo que resta de contrato, jugar un rato en Fenway y el adiós del viernes anterior.
¿Acaso pensaba que en esos días Joe Girardi iba a darle la oportunidad, por remota que fuera, de conectar los cuatro jonrones que le faltan para llegar a 700?
Quizás Alex pensó, ¿por qué no darle un chance, con todo y su bajo rendimiento, si el equipo ya no va a ningún lado?
A fin de cuentas, en 2014 Girardi prefirió sacrificar el pase a la postemporada por mantener como titular a Derek Jeter, a pesar de estar ya acabado, en su temporada de despedida.
¡Alto ahí! La respuesta es simple. Alex Rodríguez NO es Derek Jeter. Al menos no en el universo Yankee.
Con todo y sus estadísticas muy superiores en casi todos los departamentos ofensivos, Rodríguez quizás nunca verá siquiera su número 13 en el Monument Park del Yankee Stadium, donde se rinden honores a las leyendas de la franquicia deportiva más famosa del mundo.
Por Jeter, uno de los jugadores más emblemáticos en la historia de la organización, valía la pena sacrificar un año de posibilidades, pero no por alguien que se comportó de manera desleal.
Con todo y que los Yankees están fuera de pelea y si acaso aspiran a terminar con balance de .500 en los ganados y perdidos, no iban a permitir que Alex se despidiera en grande, mucho menos en casa de sus archirrivales Medias Rojas.
Si el ego de Rodríguez aún no le ha permitido bajarse de la nube y enterarse de que es casi un desterrado del béisbol, entonces que salga desde ya a buscar qué equipo quisiera contratarlo por el salario mínimo el año próximo para ver si llega a los 700 bambinazos.
Que avise si lo encuentra.