Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 10 Septiembre, 2015

Cuando analizamos en esta Nota el comportamiento de la Selección Nacional frente a Brasil, hicimos referencia de que el escaso, por no decir que nulo poder ofensivo se había centrado en el trabajo de Celso Borges, una pieza clave en zona de máquinas que se vio obligado a “esconderse” entre los defensas centrales, dada la presión de los brasileños y “abandonó” a Johan Venegas y Bryan Ruiz en sus afanes ofensivos de acompañamiento a Marco Ureña.
Desde Patrick Pemberton hasta Yeltsin Tejeda, la zona de retaguardia cumplió contra el equipo de Dunga, que probó que no es ni un pastel, ni mucho menos el peor Brasil de la historia, con la paliza que le propinó este martes a los Estados Unidos. El problema de la Tricolor en Nueva Jersey fue en ofensiva, al punto de que no se hizo un remate marco. Frente a los charrúas, en cambio, ya al minuto dos Venegas envió el primer remate a la puerta de Martín Silva y cuatro minutos después cayó el gol de Bryan Ruiz, gestado en el segundo tiro de esquina que cobraba Celso en la madrugada del partido. Contra Uruguay, Óscar Ramírez repitió la zona defensiva, salvo la oportunidad para Esteban Alvarado. Es lógica la decisión del técnico que trabaja contra el reloj de cara a las eliminatorias. Se paró el mismo medio campo con Borges, Ruiz y Venegas y en ataque Joel Campbell fue por Ureña.
¿Por qué al equipo se le vio otro rostro en ofensiva?
Por el trabajo de Celso.
Desde el pitazo inicial, Costa Rica se fue al ataque por los costados con los binomios Gamboa-Celso y Matarrita-Venegas; el capitán Ruiz jugó más suelto y la mejor figura táctica del equipo, Yeltsin Tejeda se apropió del medio campo, a pesar de los afanes destructivos de juego de las tenazas celestes, Egidio Arévalo y Álvaro González.
El amistoso se animó, la clientela disfrutó y la Tricolor mejoró su presentación frente a Brasil, deslucida por la falta de remate a marco, pero bien analizada por la prensa deportiva profesional del país, que aceptó como buena la primera prueba del Macho al comando de la nave.
El segundo gol rondó la puerta de Silva; lo tuvo Venegas, lo botó Joel; Celso Borges fue generoso con sus filtros largos a zona ofensiva, de manera que un equipo que puso a correr a defensas de fama mundial como Giménez y Godín (titulares del Atlético de Madrid) y Cáceres (estelar de Juventus), merece el reconocimiento en el análisis.

[email protected]